Día 2: todo el día en alta mar

El Martes estuvimos todo el día en alta mar, pero eso no quiere decir que no hiciéramos nada durante todo el día. Desayunamos y a las 9:30 comenzó el primer concurso del día con el equipo de animación: la milla náutica, que consistía en adivinar la distancia en millas náuticas desde Barcelona a Túnez. El que acertaba se llevaba un regalo. A las 9:45 adivina el famoso, donde uno se sentaba en una silla y detrás ponían un nombre de un personaje y tenías que adivinarlo haciendo preguntas cuya respuesta fuera “si” o “no”, yo lo acerté con Ronaldo y me llevé un bolígrafo. A las 10:00 las regatas del Pacific, con una serie de pruebas en las que el público apostaba quien iba a ganar. Juego de dardos a las 10:30 (no quedé muy bien, pero lo importante era divertirse). Entre las 11:00 y las 11:30 aprendimos algunos bailes y después el plato fuerte: uno de los cocineros hizo una escultura en hielo en muy poco tiempo y a la vista de todos mientras cada uno iba diciendo lo que iba a ser. Resultó ser un cisne que podréis ver en la foto de abajo.

Durante la comida hubo algunos juegos más con los animadores y a las 15:30 Sjoelen (¿Queeeeee? Pues eso mismo dijimos nosotros). Es un juego holandés que resultó bastante entretenido, consiste en meter unas fichas por unos pasillos con una puntuación y ganaba (evidentemente) el que más puntos conseguía.

A las 16:00 la capitana del ballet, Luz, nos enseñó a bailar samba y a hacer una coreografía. Después del sofocón, todos sentados para ver un desfile de modas con el resto de los componentes del ballet en el que nos enseñaron la ropa y los complementos de la marca Tommy Hilfiger que podíamos comprar en la boutique.

A las 18:00 los que no supieran podían aprender a hacerse el nudo de la corbata y prepararse para la cena de gala con el capitán que había esa noche. Más o menos por ese tiempo empezó el problema: el barco llevaba casi todo el día moviéndose como consecuencia de las corrientes por las que estuvimos pasando y me empecé a marear. A la hora de vestirme para ir al coctel con el capitán al levantarme no podía hacerlo sin que me diera vueltas la cabeza. Fuimos a por unas pastillas para el mareo y pedimos la cena en el camarote, así que nos perdimos la foto con el capitán, el espectáculo de humor con Paco Calonge y la cena de gala de después (tendremos que volver a hacer el crucero para poder hacerlo).

El día dos no terminó como me habría gustado, espero que el siguiente día en Roma la cosa mejore.

figura-de-hielo.jpg

Anuncios

Puedes dejar aquí tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s