El descanso y el rendimiento intelectual

 Por mucho que uno se empeñe, hay una cosa que no se puede dejar de hacer para rendir bien al día siguiente, y esa cosa es descansar. No me estoy refiriendo a dormir sino a descansar, que en realidad es mucho más que dormir solamente.

 De hecho, dormir muchas horas y no haber descansado afecta al rendimiento mental de igual manera que si no se hubiera dormido durante días, aunque el cuerpo no sienta ese cansancio. Y es que cuando uno duerme mucho pero lo hace en unas condiciones en las que no se puede tener un buen descanso sucede que el cuerpo no siente que se haya descansado bien, pero nuestro cerebro lo nota aún más, y todo lo que hacemos sufre las consecuencias de estar en estas condiciones, sobre todo si necesitamos estar concentrados en algo o realizar alguna labor en la que nuestra cabeza es el miembro que más se tiene que utilizar.

Es importante llevar una rutinasueño

 Sí, ya se que puede parecer algo evidente y aburrido, pero lo más importante para descansar bien y lograr mejorar nuestro rendimiento intelectual es seguir unas pautas claras antes de acostarse y al levantarse, como la de irse a la cama a la misma hora y levantarse igual.

 Leer o practicar alguna otra actividad relajante puede ser muy beneficioso, pero es muy importante que no se trate de nada que tenga que ver con el trabajo o con alguna otra cosa que nos haga darle muchas vueltas a la cabeza. La lectura debe ser ligera y ociosa cuando se utiliza como una ayuda para dormir y descansar bien, así que no te lleves las notas de la reunión que vais a celebrar mañana en la oficina o los extractos del banco.

Una dieta equilibrada

 Aunque parezca que no tiene nada que ver, la alimentación influye mucho a la hora de descansar, de modo que hay que tener muy en cuenta lo que uno cena antes de acostarse. Alimentos y bebidas con cafeína o picante pueden producir digestiones pesadas o robarnos el sueño, de modo que si notas que hay algo que te impide dormir adecuadamente, lo mejor será que te abstengas de comértelo aunque te guste mucho, o al menos no te lo comas antes de acostarte.

 Si descansas bien, no tardarás en notar que tu rendimiento mental mejora y te cuesta menos hacer las cosas. El esfuerzo puede ser duro, pero merece la pena.

Anuncios

Puedes dejar aquí tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s