Por qué necesitas relacionarte con otros bloggers

 Seguro que has escuchado alguna vez esta fase lapidaria:

Ningún hombre es una isla

 Pues lo mismo se puede aplicar al blogging. No es posible publicar contenidos de calidad únicamente basados en nuestros conocimientos. Por mucho que sepamos de un tema. Necesitamos de otros para enriquecernos y mejorar. Además, relacionarte con otros blogueros que publican acerca de tu misma temática tiene muchos beneficios. Algunos de ellos son:

  • Darte a conocer.
  • Encontrar ideas para tus artículos.
  • Conseguir contactos profesionales.
  • Saber qué interesa a tu público.

 Hay otras ventajas, aunque solo por estas merece la pena relacionarte con otras personas que se mueven en los mismos círculos de Internet.

Dónde puedes encontrar bloggers con los que relacionarte

 Encontrar blogueros es bastante fácil. Solo hay que abrir el navegador y teclear un par de palabras para que aparezcan miles de opciones. El problema es localizar a quienes realmente te interesa conocer, tener una cierta relación que te beneficie. ¿Cómo elegir entre tantas opciones? La solución está en redes sociales como Twitter. Mira los perfiles con mayor número de seguidores, señal de que los contenidos interesan a los usuarios.

 Una vez que tienes elegidos algunos perfiles, repasa los contenidos que tiene publicados y comenta en sus blogs. Pero procura que tus comentarios tengan valor de verdad. No te limites a poner cosas como: “Estupendo artículo” o “Me encanta lo que dices”, solo para que tu perfil aparezca, porque como mínimo puede que el administrador lo borre.

 Te puede interesar: Cómo dejar comentarios productivos en un blog

 Poco a poco, y si los bloggers se dan cuenta de que tienes algo que decir de verdad, puede que te respondan e interactúen con tus perfiles. Ese es el momento de empezar a relacionarte con ellos, bien a través de mensajes privados en Twitter, coreos electrónicos o por otros medios.

 Te puedo asegurar que funciona. Con este sistema he conocido a blogueros excepcionales, como Joni de Marketingblog, con quien he tenido el privilegio de trabajar además, Víctor Campuzano, un bloguero genial que sabe darle importancia a quienes hacen comentarios en su blog, entre otras cosas, o Carolina Lacruz, del blog de trabajo social Las Cuatro piedras angulares. Por no hablar de Jerby, el ratón de la blogosfera con el que colaboro en uno de sus blogs y algunos otros personajes singulares.

 Si quieres triunfar de verdad como blogger, necesitas saber rodearte de gente que te enriquezca. Yo lo he hecho y el resultado es realmente estupendo. ¿Te relacionas tú con otros bloggers? ¿Cómo lo haces?

Pasos para empezar un blog con buen pie

 ¿Estás pensando en poner en marcha tu propio blog? Me alegro mucho. Te puedo asegurar que es una actividad apasionante, que me ha dado muchas alegrías y gracias a la cual he conseguido algunos de mis trabajos. Pero también ha sido duro en ocasiones, sobre todo por determinados errores que han puesto en peligro algunos proyectos.

 Como me habría encantado tener una lista con pasos básicos para empezar un blog y ahorrarme más de un disgusto, he decidido hacer la mía. No es la única que puedes consultar (a buenas horas…), pero espero que te sea amena, fácil de seguir y, sobre todo, útil.

La plataforma adecuada

 Lo primero que tienes que evaluar es la plataforma de blogging adecuada para tu blog. Y es que dependiendo de cuál sea el motivo por el que quieres empezar a bloguear tendrás que elegir entre los diferentes CMS o gestores de contenido que hay disponibles.

 Wordpress es una de las plataformas más utilizadas y conocidas del mundo. Cuenta con el apoyo de una gran comunidad, lo cual facilita mucho la solución a cualquier incidente que pueda surgir.

 Como puedes ver, este blog está creado con WordPress.com, que para un blog personal es más que suficiente, como es este caso.

 Para otros proyectos, la mejor opción con este CMS es WordPress.org y un alojamiento propio, además de un nombre de dominio personalizado. Con este sistema tienes un mayor control de tu blog y la posibilidad de monetizar el sitio. Mis proyectos “serios” están funcionando así, al igual que los de muchos otros blogueros profesionales.

Diseño atractivo y tiempo de carga rápido

 La elección de la plantilla puede marcar la diferencia entre usuarios que pasan tiempo leyendo el blog y que abandonen en segundos por una mala apariencia.

 También influye la velocidad de carga. Un blog que tarda más de 1 minuto en ser legible es una invitación a abandonar de inmediato. A veces los lectores no esperarán ni ese minuto, por lo que hay que elegir una plantilla que cargue deprisa e instalar solo los plugins imprescindibles.

Contenidos que interesen de verdad

 El contenido, por mucho que haya quien insista en lo contrario, sigue siendo el rey. Por tanto tienes que publicar contenidos de calidad, que interesen de verdad. Y cuando me refiero a que tengan interés no hablo de lo que te interesa a ti, sino de lo que interesa a quienes te van a leer. Puede que te guste escribir sobre algo y a los usuarios también. Pero también puede que el tema solo llame la atención de un grupo tan reducido o de un nicho tan competitivo que apenas tengas visitas, si es que consigues alguna.

 ¿Y si no tienes idea de redacción? En tal caso puedes contratar un blogger profesional, alguien que se encargue de dotar de contenido tu blog, al menos al principio mientras analizas los resultados.

Ahora que has sentado las base, es el momento de empezar tu nuevo blog. ¿Estás preparado? Pues manos a la obra.

La Ley de Murphy en el blogging: Si algo puede salir mal…

 La Ley de Murphy se ha convertido en un conjunto de curiosidades divertidas, cosas que siempre pasan pero no por ello dejan de ser cómicas.

 Lo que mucha gente desconoce es que la Ley de Murphy es un técnica muy seria, desarrollada por un ingeniero aeroespacial que trabajaba en la seguridad de cohetes. Con ella se evaluaban todas aquellas cosas que podrían suceder por inverosímiles que fueran, con el fin de anticiparse a ellas y tener una solución. Puedes ver más información en Wikipedia.

 Hoy quiero aplicar esta ley al blogging, mostrando algunas cosas que, pese a no ser muy comunes, podrían surgir.

 Preparar un artículo y que alguien publique uno antes

 Estudias los temas que más interés tienen en estos momentos. Diseñas un calendario y empiezas a preparar el artículo. Pero justo un par de días antes, encuentras en uno de los blogs de referencia que sigues y en los que comentas un post tan parecido al tuyo que incluso te preguntas si no te habrán hackeado la hoja en la que escribes tu ideas.

No encontrar una fotografía adecuada que sea gratuita

 Lo tienes todo preparado. Has escrito un artículo genial, de calidad. Pero te falta solo un detalle, una imagen que llame la atención y haga redondo del todo el contenido. Evidentemente lo que buscas son imágenes gratuitas si es posible, libres de derechos. Tienes muy claro el tipo de imagen que buscas, pero no encuentras en la red ninguna que se ajuste a lo que te gustaría. Así que solo tienes dos opciones: hacer tú mismo la foto o comprarla.

Quedarte sin conexión justo cuando vas a publicar y perderlo todo

  Llevas más de 3 horas escribiendo. Lo tienes todo preparado y justo cuando vas a darle a publicar, la conexión falla. El gestor de contenidos no deja de dar vueltas y vueltas, y cuando parece que el artículo va a subir a la página, esta se bloquea y no queda más remedio que recargar. Cuando vuelve a aparecer la página resulta que todo el trabajo se ha perdido y tienes que volver a empezar de nuevo, con lo que ello significa.

Que nadie lea tu artículo

 Publicas con gran ilusión un post. Estás seguro de que es un gran trabajo, pero cuando echas un vistazo a las estadísticas, te das cuenta de que apenas lo ha leído nadie. No te explicas el porqué, pero el caso es que esta vez no pareces haber acertado.

¿Soluciones?

 ¿Te ha pasado alguna vez algo de esto? ¿No? Sea como sea, deberías tenerlo en cuenta, crear tu propia “Lista de Murphy” para anticiparte a estos y otros incidentes que pudieran surgir. La solución ideal es tenerlo todo previsto, o por lo menos ser consciente de que puede pasar y evitar que el desánimo te venza.

 ¿Qué otras cosas incluirías en la Ley de Murphy aplicada al blogging? Te espero en los comentarios.