Espinear contenidos te puede costar (muy, pero que muy) caro

 Hace tan solo unos días he asistido a un episodio muy desagradable, algo que ha podido acabar con un proyecto laboral del que dependen los puestos de trabajo de unas cuantas personas. Y todo ha sido por algo que a muchos les parece que no tiene ninguna importancia: espinear.

 ¿Qué es spinear contenidos? ¿Cuáles pueden ser las consecuencias de hacerlo? Presta mucha atención, sobre todo si te dedicas o quieres dedicarte al blogging o la gestión de contenidos, porque estoy seguro de que esto te va a interesar. Empezaré por explicar lo que es espinear, por si alguien no lo sabe todavía.

¿Qué es espinear contenidos?

 Hacer spin de contenidos es coger un artículo de algún sitio y publicarlo como propio, cambiando la sintaxis de algunas de las palabras para que parezca algo distinto.

 Sin embargo, y sobre todo desde que Google lanzó el algoritmo Panda, los contenidos de mala calidad o copiados de algún modo están siendo duramente penalizados. Y espinear no es otra cosa que copiar el contenido de otros, pese a que se le haya dado otro nombre, y parezca más sofisticado.

 En Internet puedes encontrar programas que cogen el texto completo que quieras y le aplican de forma automática los cambios en determinadas palabras, como verbos o palabras principales. Lo único que tienes que hacer después es coger el texto y publicarlo.

Espinear el contenido te perjudica mucho

 Cuando decides espinear contenidos, bien porque tienes que entregar algún texto y te falta tiempo o te has quedado sin inspiración, te estás arriesgando a una serie de cosas que te perjudican gravemente. Entre las más graves se encuentran:

  • Tu reputación como autor queda en entredicho. Y eso es probablemente lo peor que te puede pasar, ya que es más que probable que si te has dedicado o pensabas dedicarte de manera profesional a los contenidos, no vas a poder hacerlo, y si lo consigues será pasados muchos años.
  • Tus páginas serán penalizadas. A Google no le gustan nada los contenidos que se parezcan tanto a otros que se pueda decir que son iguales, y espinear contenidos en realidad lo es. A nivel de posicionamiento, incluso si consigues ascender posiciones lo harás a muy corto plazo, y después te hundirás. Las páginas penalizadas, sobre todo con una penalización manual, casi nunca consiguen recuperarse, y si lo hacen es a costa de mucho tiempo y recursos invertidos.
  • Puede tener consecuencias legales. Tal vez pienses que si espineas el contenido de una página web y te pillan lo único que puedes perder es la posición de tu página. Pero si escribes para terceros y te atreves con esta práctica, las consecuencias pueden ser mucho mas graves. El cliente puede reclamarte una indemnización si hay pruebas de que el contenido que le has entregado ha sido penalizado. Si tienes dudas, voy a comentarte una situación basada en hechos reales.

A esto te enfrentas si espineas

 Cuando alguien te contrata para que le escribas sus contenidos, lo hace con la intención de ganar dinero. Es normal, sobre todo cuando alguien tiene proyectos de importancia como redes de blogs o páginas corporativas a las que se le quiere dar relevancia a nivel SEO.

 Así que si la empresa o quien te ha pedido artículos recibe el aviso por parte de un buscador o entidad con la que tenga contratada publicidad, por ejemplo, de que alguno de los contenidos ha sido plagiado o espineado, se le puede reclamar el dinero ganado en concepto de indemnización, además de enfrentarse a la posibilidad de bloqueo de cuentas, cierre de páginas, etc.

 ¿Qué supone esto para ti si eres el responsable de los contenidos espineados? Pues que el cliente tiene todo el derecho a reclamarte una solución, incluso el pago de las indemnizaciones. Cuando alguien te hace un pedido, adquieres un compromiso, tanto si es verbal como si es por escrito, y si por tus acciones alguien pierde dinero o se enfrenta a una multa, puede hacerte pagar por ello y hasta denunciarte por la vía legal. Solo tiene que presentar pruebas de que te ha entregado contenidos copiados y penalizados, y hacer la reclamación pertinente, que puede aceptarse por la vía administrativa.

 Así que si estás pensando en redactar contenidos para terceros, más te vale que te lo pienses muy bien antes de espinear contenidos de otros sitios. Si te arriesgas con tus páginas, allá tú, pero si lo haces para otros atente a las consecuencias.

 ¿Has espineado contenidos alguna vez? ¿Piensas que te ha merecido la pena el riesgo, o aún eres de la opinión de que no hay nada de malo?

Anuncios

¿Por qué nos centramos tanto en los errores?

 Recientemente he leído un artículo muy interesante que me ha hecho reflexionar. Aunque no tiene nada que ver con el marketing, el blogging o cualquier otro asunto similar, lo cierto es que me parece sumamente práctico. Está publicado en el blog de una página de niñeras, y su título es la técnica del bolígrafo verde. Por cierto, la plantilla me ha gustado mucho, e igual la uso para esta página, pero eso es otra historia.

 En esencia, habla de un sistema con el que en lugar de señalar a un niño cuáles son sus errores, normalmente con un bolígrafo rojo, se le indican con uno verde las cosas que ha hecho bien. De este modo de reafirman los aciertos y se potencian mucho más que si se le recuerda todo lo que hace mal.

 Y eso es precisamente lo que me ha hecho plantearme la pregunta: ¿Por qué nos centramos tanto en destacar los errores, por pocos que sean, en lugar de mirar cuáles son nuestros aciertos?

El síndrome del boli rojo

 ¿Cuántas veces has hecho un examen, o una prueba de cualquier tipo? Seguro que más de una, ¿verdad? Y cuando te han pasado la hoja corregida, aunque solo haya una pequeña marca roja indicando un fallo, ¿a qué le das más importancia?

 Pues sí. Hay que reconocer que aunque el 99% del total esté perfecto, todos tenemos el síndrome del boli rojo, porque nos han enseñado a fijarnos en los errores, el vez de mirar que hemos hecho bien casi todo.

 Y eso es contraproducente del todo. Porque en vez de ayudarnos a mejorar, en realidad nosotros mismos nos quedamos bloqueados en lo que peor hacemos. Y eso se convierte en un lastre que nos impide avanzar.

 ¿Por qué no hacer lo contrario? Si en lugar de marcar en rojo los errores, alguien nos marcara en verde lo que hemos hecho a la perfección, nos sería mucho más fácil hacer las cosas bien. No haría falta que nos destacaran lo que hemos hecho mal, porque poco a poco iríamos haciéndolo todo mejor casi sin darnos cuenta.

No busques corregir errores, sino potenciar virtudes

  Teniendo en cuenta la técnica del artículo del que te hablo, me parece mucho más recomendable buscar las cosas que hacemos realmente bien y marcarlas, en vez de destacar los errores. Así podremos edificar una base sólida sobre la que hacer las cosas bien, en vez de esforzarnos por arreglar lo que está mal, lo cual acabará por retrasarnos en vez de hacernos avanzar.

 ¿Qué piensas tú? ¿Te parece que el síndrome del boli rojo es positivo? ¿O, la igual que yo te parece que estamos demasiado condicionados por ello? Me encantará leer tus comentarios.

5 ideas para generar contenido de calidad

 Ya te he hablado en varias ocasiones sobre el contenido de calidad y su importancia, como en este artículo que puedes leer:

Cómo afecta el contenido al posicionamiento de una página web

En este post quiero mostrarte una interesante infografía con algunas ideas para generar contenidos de calidad y mejorar. Un resumen de los puntos es:

  1. La investigación
  2. Escribir de los temas que mejor controles
  3. Compartir
  4. Utilizar contenido multimedia
  5. elegir la función que se busca con cada contenido

La infografía con 5 ideas para generar contenido de calidad

generar contenido de calidad

 Estoy seguro de que estos 5 puntos te resultarán muy útiles para cumplir con tu objetivo y mejorar la calidad de tus contenidos. ¿Pones en práctica alguno de estos? ¿Tienes alguna otra idea para lograrlo? Estoy deseando que lo comentes.

Fuente de la imagen