Calendario editorial, una de las mejores armas del blogger

 Hasta hace muy, muy poco tiempo, no hacía caso de todos los que recomendaban tener un calendario editorial con el que programar las tareas y organizar el trabajo. Pensaba que podía ser útil para mucha gente, pero que no iba con mi estilo. Puede que estés pensando exactamente lo mismo que yo. Pues permíteme que te diga que estábamos equivocados. Tener un calendario es una de las herramientas más potentes y prácticas que puede tener un redactor web, un blogger o cualquiera que se dedique a escribir en un medio.

 Si tienes alguna duda, te paso a contar las razones que me han llevado a cambiar de opinión. También podrás descargar una plantilla para crear tu propio calendario fácilmente, si quieres.

Aumenta la productividad

 Escribir los títulos ayuda a tener en mente el desarrollo de los artículos. Así, cuando llegue el momento de ponerse a escribir, el texto fluirá mucho mejor. Incluso se pueden aprovechar algunos ratos libres para ir tomando notas y dar formato a la publicación. Una vez que la tienes terminada, la programas y solo necesitas esperar a que llegue el día para que sea publicada.

 Si no aparece la inspiración, verás cómo a medida que se acerca la fecha de publicar sientes algo de presión. Esto puede serte de ayuda aunque no te lo creas. No te puedes imaginar cómo se puede llegar a exprimir el cerebro cuando se acerca el día clave.

 Además, poco a poco podrás comprobar cómo eres más productivo. Incluso mientras escribes algún título se te ocurren nuevas ideas para contenidos.

Ayuda a ser más ordenados

 Con un calendario editorial puedes organizar los temas, el tipo de contenido y hasta los blogs en los que vas a publicar cada día, si administras más de uno. También puedes evaluar los resultados de cada post o el canal donde compartes.

 ¿En qué te ayuda esto a ser más ordenado? Al conocer los resultados, se puede dar mayor importancia a la temática sobre la que escribir, así como los días en los que funcionan mejor. Y podemos ir apuntando ideas relacionadas en las casillas correspondientes. Incluso se pueden programar días concretos para dejar a un lado las publicaciones y repasar contenidos de otros blogs, manuales o vídeos, dependiendo de los conocimientos que queramos reforzar.

Optimiza las colaboraciones

 Con la ayuda de un calendario editorial es más fácil organizar un equipo de trabajo. Se pueden asignar los temas en función del colaborador, aportar ideas para nuevos contenidos y muchas otras cosas que permite el trabajo colaborativo.

 Es una manera estupenda de evitar contenidos duplicados, enriquecer las publicaciones con aportaciones de otros y localizar enlaces con los que crear vínculos.

Descarga tu Calendario Editorial gratis

 Si has llegado hasta aquí, te agradezco mucho que te interese el artículo. Y por eso te invito a que descargues gratis una plantilla mensual para crear tu propio calendario editorial. Puedes hacerlo a través del siguiente enlace: Calendario editorial gratis.

 ¿Utilizas un calendario editorial regularmente? ¿Cómo te organizas?

Claves para elegir un dominio

 A estas alturas, todos sabemos lo importante que es tener una página web para ofrecer servicios como empresa y darnos a conocer como freelancers. De ganar dinero con un blog ni siquiera hablo porque es evidente que el único método es el de abrir un sitio en Internet, como mínimo.

 Pero el éxito depende de empezar con buen pie, y si haces las cosas bien desde el principio, podrás obtener resultados mucho más deprisa que si te limitas a montar tu web casi sin pensar, esperando que funcione como por arte de magia. Un error que muchos (incluido yo, o reconozco) cometen todos los días. Uno de los puntos de partida es elegir el dominio correcto para tu pagina web, algo que no siempre es fácil. Aquí te dejo algunas claves para acertar en la compra de tu dominio.

El nombre

 Lógico. Si lo que buscas es posicionarte bien, lo primero que tienes que pensar es en el nombre de tu página. Aunque habrá quien te diga que no es importante a nivel SEO, todavía lo sigue siendo, así que procura incluir en el dominio al menos una de las palabras clave con la que quieres que te encuentren en los buscadores.

 En caso de que busques crear marca, bien sea una marca personal o corporativa, puedes comprar un dominio con tu nombre o el de la marca concreta que quieres dar a conocer. Así cuando alguien te busque concretamente a ti, aparecerás el primero.

 Para palabras concretas, sobre todo las genéricas, lo normal es que no las encuentres. En ese caso lo mejor recurrir al long tail, aunque no conviene que el nombre de dominio sea excesivamente largo porque es más difícil de recordar.

La extensión del dominio

 Seguro que has oído muchas veces que los dominios .com son los que posicionan mejor. Es cierto en parte, ya que hay montones de ejemplos de dominios con otras extensiones que han logrado superar a estos y colocarse por delante, apoyados por una buena estrategia, evidentemente.

 Además, puede que no quieras dar la vuelta al mundo ofreciendo tus servicios, y te conformes con ser el mejor de tu zona o de tu país. En ese caso, el dominio idóneo llevará la extensión  pías, en el caso de España .es. Aunque no conviene dejar libre el .com, sobre todo si eres una empresa, porque la competencia puede aprovechar y valerse de tu nombre en su beneficio. Y seguro que no quieres ponerles las cosas fáciles, ¿verdad?

Dominios ocupados

 Imagina que tienes un nombre genial, que tu empresa ya está formada y necesitas un nombre en concreto. En tal caso puede que a la hora de comprar tu dominio te encuentres con la desagradable sorpresa de que no está disponible. ¿Qué hacer?

 Tienes algunas opciones:

  • Contactar con el propietario del dominio y negociar para que te lo traspase. Hay quienes reservan nombres justo para eso, así que no te lo pondrán demasiado complicado, aunque tendrás que rascarte el bolsillo.
  • Mirar en los sitios de subastas de dominios caducados. Algunas veces encontrarás verdaderas oportunidades, y encima puedes llevarte de regalo un tráfico más que interesante. Aunque tienes que asegurarte bien, no vaya a ser un dominio penalizado y el efecto sea el contrario.
  • Ser creativo y buscar un nombre de dominio alternativo. La solución más económica de todas.

 Una vez que tienes tu dominio elegido y comprado, es el momento de ponerse manos a la obra y trabajar en otros aspectos. Pero ya tienes una buena para empezar. ¿Qué dominio elegirás?

¿Eres creativo, o innovador?

 ¡Hola! ¡Cuánto tiempo sin vernos por aquí! Ya sé que es culpa mía y que hace muy poco prometí que no volvería a suceder. Pero hay cosas que se escapan del control de uno y que además de imprevisibles no hay manera de anticiparse a ellas. Así que no voy a excusarme ni a enrollarme con este tema.

 Antes de nada quiero agradecer a Víctor Campuzano el empujón que me hacía falta para retomar las buenas costumbres, ya que su #retoblogger10D es la excusa perfecta para volver a la rutina. Víctor, no sé si podré cumplir con los 10 días publicando seguidos, aquí y en otras páginas, pero ten por seguro que lo voy a intentar con todas mis fuerzas.

 Bueno, a lo que vamos. He venido a hablar acerca de la creatividad y la innovación. “¿Y no es lo mismo?”, estarás preguntando ahora mismo. Pues no. Ser creativo y ser innovador son cosas diferentes, aunque por supuesto se pueden complementar a la perfección. De hecho algunas veces lo ideal es combinar las ideas creativas con la innovación. Pero antes de llegar a este punto vamos a ver en qué consiste cada una de ellas.

 Perfil creativo

 Alguien creativo es alguien con iniciativa, capaz de descubrir dónde hay un nicho, mercado o producto que puede funcionar a medio o largo plazo. A veces puede que no logre su objetivo a la primera. Pero la clave no es acertar, sino intentarlo. Es algo que alguien creativo siempre tiene en cuenta cuando se plantea desarrollar una nueva idea, sea de la naturaleza que sea.

 Los creativos han sido los responsables de muchos de los grandes avances de la humanidad. Si no hubiera sido por quienes se atrevieron a poner en marcha sus ideas, a pesar de lo alocadas e imposibles que les parecían a los personajes de su época, todavía estaríamos echando las cuentas con una libreta y un lapicero, aunque no haya nada de malo en ello, por supuesto.

La figura del innovador

 A diferencia de los creativos, quienes tienen carácter innovador no crea necesariamente nada nuevo. El logro de la innovación está en tomar algo que ya existe y mejorarlo, llegando a un nivel desconocido para la creación cuando se inventó.

 ¿Quiere decir esto que no hace falta ser creativo para innovar? Ni mucho menos. Tanto este como el perfil anterior requieren de una visión crítica, poniendo en duda todo lo que hay para preguntarse si realmente no se puede conseguir algo más. Y para ello hace falta tener inventiva, una de las características que tiene la mentalidad creativa.

 Esto me lleva a una conclusión, una que quizás también se te haya pasado por la cabeza. La innovación y la creatividad, a pesar de ser dos cosas distintas, tienen varios puntos en común. Incluso se puede decir que algunas veces trabajan juntas. ¿Piensas tú lo mismo?