Por qué he decidido publicar los domingos

 Más de uno se extrañará de que el día en el que suelo publicar los contenidos últimamente es el domingo. La verdad es que yo mismo me he preguntado alguna que otra vez el porqué. Y quiero compartir contigo estas razones, aunque esto no quiere decir ni que sean definitivas ni que sean inamovibles. El blogging es evolución continua, así que esto puede sufrir cambios sin previo aviso en cualquier momento 😌.

 Pero bueno, no me quiero enrollar. De hecho quiero ver si consigo poner en práctica la técnica de escribir un artículo en 15 minutos que ya comenté hace algún tiempo. Así que me pongo manos a la obra.

Los domingos hay menos estrés

 Esa es la primera razón por la que decidí publicar este día. Todos estamos más tranquilos, y así podemos dedicarnos a hacer cosas que nos gustan. Si lo que te gusta es leer blogs, el domingo es el día perfecto.

 Y para escribir también es mucho mejor. El domingo es un buen día para relajarse y pensar un poco más en temas acerca de los que comentar. Al menos a mí me funciona mejor.

Todo queda listo para empezar la semana

 Dejar el post publicado el domingo no significa ni mucho menos que lo tengas que leer en cuanto salga. Sencillamente lo dejo aquí para que puedas elegir el momento de la semana en que lo quieres leer.

 Es así de simple. Yo dejo aquí el post semanal y tú eliges cuándo lo vas a leer. Si estás suscrito, el mensaje de un nuevo artículo seguramente lo recibas el lunes. Si no, puede que lo veas cuando publique en redes sociales. Sea como sea, la decisión es tuya.

No quiero molestarte (demasiado)

 Todos estamos muy ocupados entre semana, así que una nueva notificación puede que sea lo que menos te guste. En cambio, el fin de semana parece que no molesto tanto. Eso es lo que quiero en realidad.

 Claro, con esto no quiero decir ni mucho menos que solo vayas a encontrar un nuevo post los domingos. Habrá semanas en las que me apetezca escribir algo otro día, tal vez porque haya un tema de actualidad que me haya llamado la atención. También es posible que alguna vez no publique nada, aunque el búho más cotilla de Internet esté pendiente de que no lo haga.

 Como ya te he dicho, esta semana no quería dedicar demasiado tiempo a este post. Tampoco es que lo tenga, así que por hoy te dejo. Nos vemos la próxima semana. O puede que un poco antes.

¿Por qué nos centramos tanto en los errores?

 Recientemente he leído un artículo muy interesante que me ha hecho reflexionar. Aunque no tiene nada que ver con el marketing, el blogging o cualquier otro asunto similar, lo cierto es que me parece sumamente práctico. Está publicado en el blog de una página de niñeras, y su título es la técnica del bolígrafo verde. Por cierto, la plantilla me ha gustado mucho, e igual la uso para esta página, pero eso es otra historia.

 En esencia, habla de un sistema con el que en lugar de señalar a un niño cuáles son sus errores, normalmente con un bolígrafo rojo, se le indican con uno verde las cosas que ha hecho bien. De este modo de reafirman los aciertos y se potencian mucho más que si se le recuerda todo lo que hace mal.

 Y eso es precisamente lo que me ha hecho plantearme la pregunta: ¿Por qué nos centramos tanto en destacar los errores, por pocos que sean, en lugar de mirar cuáles son nuestros aciertos?

El síndrome del boli rojo

 ¿Cuántas veces has hecho un examen, o una prueba de cualquier tipo? Seguro que más de una, ¿verdad? Y cuando te han pasado la hoja corregida, aunque solo haya una pequeña marca roja indicando un fallo, ¿a qué le das más importancia?

 Pues sí. Hay que reconocer que aunque el 99% del total esté perfecto, todos tenemos el síndrome del boli rojo, porque nos han enseñado a fijarnos en los errores, el vez de mirar que hemos hecho bien casi todo.

 Y eso es contraproducente del todo. Porque en vez de ayudarnos a mejorar, en realidad nosotros mismos nos quedamos bloqueados en lo que peor hacemos. Y eso se convierte en un lastre que nos impide avanzar.

 ¿Por qué no hacer lo contrario? Si en lugar de marcar en rojo los errores, alguien nos marcara en verde lo que hemos hecho a la perfección, nos sería mucho más fácil hacer las cosas bien. No haría falta que nos destacaran lo que hemos hecho mal, porque poco a poco iríamos haciéndolo todo mejor casi sin darnos cuenta.

No busques corregir errores, sino potenciar virtudes

  Teniendo en cuenta la técnica del artículo del que te hablo, me parece mucho más recomendable buscar las cosas que hacemos realmente bien y marcarlas, en vez de destacar los errores. Así podremos edificar una base sólida sobre la que hacer las cosas bien, en vez de esforzarnos por arreglar lo que está mal, lo cual acabará por retrasarnos en vez de hacernos avanzar.

 ¿Qué piensas tú? ¿Te parece que el síndrome del boli rojo es positivo? ¿O, la igual que yo te parece que estamos demasiado condicionados por ello? Me encantará leer tus comentarios.

¿Se puede vivir sin Google?

Google Master Plan

 Parece una pregunta retórica, ¿verdad? Y es que si lo pensamos bien, Google está presente en todos los ámbitos de nuestra vida, incluso más allá del mundo 2.0. Estos son algunos de los ejemplo de lo que estoy comentando:

  • La mayoría de nosotros hacemos nuestras búsquedas por Internet con el mismo buscador: Google.
  • El navegador que utilizamos casi la mitad de los usuarios es, de un modo u otro, Chrome, que también ha creado esta compañía. Incluso algunos usuarios de ordenadores Apple tienen instalada la versión de este navegador.
  • Algunos de los blogs más conocidos de la web y que no cuentan con un servidor propio, se hacen en Blogger, que es junto con WordPress la mayor plataforma de creación de blogs del mundo.
  • Nuestras tabletas y smartphones tienen, en gran parte, funcionando Android como sistema operativo, desarrollado también por el gigante tecnológico.
  • Consultamos los mapas de Google para organizar nuestros viajes.

 ¿A que no te habías parado a pensar en lo mucho que se encuentra presente esta marca en nuestras vidas? Eso por no hablar de lo que se nos avecina, ya que ahora se dedica a comprar empresas como Nest con el objetivo de dar impulso a lo que se ha venido a llamar «el Internet de las cosas», o el fabricante de drones Titan Aeroespace.

Alternativas

 Si quieres alternativas para no depender de los de Mountain View, aquí te dejo algunas, que te pueden resultar útiles si finalmente el gigante se decide por anular algunas de ellas, ya que sabemos que son bastante dados a suspender proyectos aunque funcionen bien:

  • Si no quieres que Google sepa lo que buscas, puedes utilizar alternativas como Yahoo, aunque si de verdad no quieres que nadie tenga ideas de tus preferencias, DuckDuckGo es el buscador preferido por la mayoría.
  • Navegadores hay muchos, así que todo es cuestión de preferencias. Firefox de Mozilla es el competidor directo de Chrome, y si tampoco quieres dejar huellas puedes instalar Tor, aunque en algunos sistemas operativos es algo complicado de usar.
  • WordPress hasta cietro grado le tiene la batalla ganada a Blogger, aunque también puedes utilizar otros sistemas como Tumblr.

 En otros casos la solución es bastante más complicada, como Android o Google Maps, en donde ambos son claramente la opción más recomendable.

 ¿Te apuntas a comentar otros sustitutos de programas y soluciones en las que Google es la opción más común?