Claves para elegir un dominio

 A estas alturas, todos sabemos lo importante que es tener una página web para ofrecer servicios como empresa y darnos a conocer como freelancers. De ganar dinero con un blog ni siquiera hablo porque es evidente que el único método es el de abrir un sitio en Internet, como mínimo.

 Pero el éxito depende de empezar con buen pie, y si haces las cosas bien desde el principio, podrás obtener resultados mucho más deprisa que si te limitas a montar tu web casi sin pensar, esperando que funcione como por arte de magia. Un error que muchos (incluido yo, o reconozco) cometen todos los días. Uno de los puntos de partida es elegir el dominio correcto para tu pagina web, algo que no siempre es fácil. Aquí te dejo algunas claves para acertar en la compra de tu dominio.

El nombre

 Lógico. Si lo que buscas es posicionarte bien, lo primero que tienes que pensar es en el nombre de tu página. Aunque habrá quien te diga que no es importante a nivel SEO, todavía lo sigue siendo, así que procura incluir en el dominio al menos una de las palabras clave con la que quieres que te encuentren en los buscadores.

 En caso de que busques crear marca, bien sea una marca personal o corporativa, puedes comprar un dominio con tu nombre o el de la marca concreta que quieres dar a conocer. Así cuando alguien te busque concretamente a ti, aparecerás el primero.

 Para palabras concretas, sobre todo las genéricas, lo normal es que no las encuentres. En ese caso lo mejor recurrir al long tail, aunque no conviene que el nombre de dominio sea excesivamente largo porque es más difícil de recordar.

La extensión del dominio

 Seguro que has oído muchas veces que los dominios .com son los que posicionan mejor. Es cierto en parte, ya que hay montones de ejemplos de dominios con otras extensiones que han logrado superar a estos y colocarse por delante, apoyados por una buena estrategia, evidentemente.

 Además, puede que no quieras dar la vuelta al mundo ofreciendo tus servicios, y te conformes con ser el mejor de tu zona o de tu país. En ese caso, el dominio idóneo llevará la extensión  pías, en el caso de España .es. Aunque no conviene dejar libre el .com, sobre todo si eres una empresa, porque la competencia puede aprovechar y valerse de tu nombre en su beneficio. Y seguro que no quieres ponerles las cosas fáciles, ¿verdad?

Dominios ocupados

 Imagina que tienes un nombre genial, que tu empresa ya está formada y necesitas un nombre en concreto. En tal caso puede que a la hora de comprar tu dominio te encuentres con la desagradable sorpresa de que no está disponible. ¿Qué hacer?

 Tienes algunas opciones:

  • Contactar con el propietario del dominio y negociar para que te lo traspase. Hay quienes reservan nombres justo para eso, así que no te lo pondrán demasiado complicado, aunque tendrás que rascarte el bolsillo.
  • Mirar en los sitios de subastas de dominios caducados. Algunas veces encontrarás verdaderas oportunidades, y encima puedes llevarte de regalo un tráfico más que interesante. Aunque tienes que asegurarte bien, no vaya a ser un dominio penalizado y el efecto sea el contrario.
  • Ser creativo y buscar un nombre de dominio alternativo. La solución más económica de todas.

 Una vez que tienes tu dominio elegido y comprado, es el momento de ponerse manos a la obra y trabajar en otros aspectos. Pero ya tienes una buena para empezar. ¿Qué dominio elegirás?

Hostinger: Servicios de alojamiento web

 Hoy os quiero presentar un servicio de alojamiento web que me resulta muy útil, además de contar con la ventaja de que se puede poner en marcha una página web completa y personalizada sin necesidad de tener que pagar por un servicio de alojamiento, pues tiene una opción en la que se puede utilizar un espacio web gratis y sin tener que aguantar que los gestores incluyan publicidad para poder aprovechar el servicio gratuito.

hostinger Se trata de los servicios de la empresa Hostinger, que cuenta con algunas opciones interesantes y que me parecen lo bastante relevantes como para compartirlas con vosotros. Lo primero es que podemos elegir un dominio con extensión gratuita, lo que nos ayuda a identificar nuestra página y probar hasta qué punto funciona un nombre determinado antes de poner en marcha cualquier página que nos estemos planteando crear, sea esta una página empresarial, un blog o una tienda en línea.

 Evidentemente también podemos comprar un dominio e integrarlo directamente en nuestro alojamiento web gratuito sin que esto suponga el mayor problema, o transferirlo desde algún otro lugar en el que lo tengamos. Una vez que nos hemos dado de alta, lo único que necesitamos es contar con la página creada del modo en el que hayamos decidido, bien sea programando en lenguaje web directamente por nosotros o instalando un CMS con el cual poder crear nuestra página de un modo sencillo.

 Si consideras que un dominio gratuito no es suficiente debido a la densidad de visitas que esperas alcanzar en poco tiempo, Hostinger tiene una buena colección de opciones de pago con las que puedes aumentar las posibilidades de espacio en la red, la potencia de la RAM y la CPU del servidor y hasta el máximo de ancho de banda. De todos modos, la opción gratuita es más que suficiente para comenzar a trabajar con una página de cualquier tipo, y después podemos hacer los ajustes que consideremos necesarios para poder aumentar. También resulta muy útil contar con un espacio gratuito para hacer pruebas y aprender a gestionar el código de cualquier tipo de página web.

 Si te interesa y quieres abrir tu propia cuenta en este servicio de alojamiento web puedes entrar en el enlace a la página de Hostinger, y además si lo haces desde este enlace me echas una mano porque aparecerás como referido mío. ¿Te apuntas?