¿Eres creativo, o innovador?

 ¡Hola! ¡Cuánto tiempo sin vernos por aquí! Ya sé que es culpa mía y que hace muy poco prometí que no volvería a suceder. Pero hay cosas que se escapan del control de uno y que además de imprevisibles no hay manera de anticiparse a ellas. Así que no voy a excusarme ni a enrollarme con este tema.

 Antes de nada quiero agradecer a Víctor Campuzano el empujón que me hacía falta para retomar las buenas costumbres, ya que su #retoblogger10D es la excusa perfecta para volver a la rutina. Víctor, no sé si podré cumplir con los 10 días publicando seguidos, aquí y en otras páginas, pero ten por seguro que lo voy a intentar con todas mis fuerzas.

 Bueno, a lo que vamos. He venido a hablar acerca de la creatividad y la innovación. “¿Y no es lo mismo?”, estarás preguntando ahora mismo. Pues no. Ser creativo y ser innovador son cosas diferentes, aunque por supuesto se pueden complementar a la perfección. De hecho algunas veces lo ideal es combinar las ideas creativas con la innovación. Pero antes de llegar a este punto vamos a ver en qué consiste cada una de ellas.

 Perfil creativo

 Alguien creativo es alguien con iniciativa, capaz de descubrir dónde hay un nicho, mercado o producto que puede funcionar a medio o largo plazo. A veces puede que no logre su objetivo a la primera. Pero la clave no es acertar, sino intentarlo. Es algo que alguien creativo siempre tiene en cuenta cuando se plantea desarrollar una nueva idea, sea de la naturaleza que sea.

 Los creativos han sido los responsables de muchos de los grandes avances de la humanidad. Si no hubiera sido por quienes se atrevieron a poner en marcha sus ideas, a pesar de lo alocadas e imposibles que les parecían a los personajes de su época, todavía estaríamos echando las cuentas con una libreta y un lapicero, aunque no haya nada de malo en ello, por supuesto.

La figura del innovador

 A diferencia de los creativos, quienes tienen carácter innovador no crea necesariamente nada nuevo. El logro de la innovación está en tomar algo que ya existe y mejorarlo, llegando a un nivel desconocido para la creación cuando se inventó.

 ¿Quiere decir esto que no hace falta ser creativo para innovar? Ni mucho menos. Tanto este como el perfil anterior requieren de una visión crítica, poniendo en duda todo lo que hay para preguntarse si realmente no se puede conseguir algo más. Y para ello hace falta tener inventiva, una de las características que tiene la mentalidad creativa.

 Esto me lleva a una conclusión, una que quizás también se te haya pasado por la cabeza. La innovación y la creatividad, a pesar de ser dos cosas distintas, tienen varios puntos en común. Incluso se puede decir que algunas veces trabajan juntas. ¿Piensas tú lo mismo?

Anuncios