La creación de contenidos y su parecido con la cocina

 Quienes ya me conocéis desde hace algún tiempo sabéis que la redacción de contenidos es solo una parte de mi vida. Una parte importante, porque además de encantarme me dedico a ello profesionalmente, pero no ocupa mi día por completo. Hay otra actividad que me apasiona tanto o más que escribir. Si no sabes de lo que hablo, se trata de la cocina. De hecho tengo un blog de recetas al que no le dedico todo el tiempo que me gustaría, pero no se puede abarcar todo. Y lo cierto es que cocinar y crear contenidos tienen más puntos en común de lo que parece. ¿No lo crees? Pues sigue leyendo y ya verás.

Los ingredientes tienen que ser de la mejor calidad

 Para elaborar deliciosas recetas hace falta buen producto. Los ingredientes tienen que ser muy frescos, de temporada y tratados con sumo cuidado desde el origen hasta el momento de servirlos en la mesa.

 La creación de contenidos también necesita ingredientes de primera. Si no se tiene un buen material, el resultado final nunca será de buena calidad. Hace falta comenzar con una buena base para que un post, una infografía o cualquier otra publicación consiga el beneplácito de la audiencia.

 Necesitas ideas frescas y actuales. Y tener en cuenta que hay temporadas en las que algunos contenidos funcionan mejor que otros, dependiendo de las tendencias.

La presentación importa, y mucho

 Aunque el sabor es el que acaba decantando la balanza en uno u otro sentido, los platos necesitan tener una buena presentación. Amontonarlo todo encima del plato no atrae al comensal y puede que ni siquiera lo pruebe.

 Para que el usuario se sienta invitado a pasar su tiempo consumiendo nuestros contenidos, es importante que estén estructurados de manera agradable, fácil de seguir. Si damos la impresión de que no hay ningún sentido más que el de rellenar un hueco para cumplir un plazo, en apenas unos segundos abandonarán la página. Y más de una vez lo harán para siempre.

La creación de contenidos también tiene su versión “fast food”

 No me refiero a escribir un artículo en pocos minutos, que puede dar como resultado un contenido de calidad. De lo que hablo es de esos contenidos que no aportan nada, que no son “nutritivos” en términos de interés. Puede que simplemente nos ayuden a pasar el rato y hasta cierto grado nos llenen un poco. Pero al final nos sentimos tan vacíos o más que antes de leerlos.

Solo unos cuantos consiguen ser estrellas, pero hay cocineros muy buenos

 Los chefs con estrellas Michelín tienen a su alrededor un halo que lo convierte en referentes de cara al gran público. Pero también hay cocineros muy, muy buenos, que nunca han recibido premios. Y los profesionales les valoran igual que los galardonados. ¿Por qué? Porque lo que al final cuenta no es el galardón puntual, sino el resultado de un trabajo continuo, de calidad y bien preparado. Algunos de los cocineros con estrella aprendieron de ellos y siempre estarán en deuda con ellos.

 La creación de contenidos tiene algunos nombres que se han convertido en referentes de cara a miles de usuarios. Pero en los círculos expertos, esos que saben quién es quién y no se dejan llevar por los focos, algunos de los personajes más valorados casi trabajan en la sombra, poco a poco y sin hacer alarde de sus logros. En muchas ocasiones han sido los maestros de quienes hoy imparten charlas y cursos a otros principiantes.

La innovación se basa en la tradición

 La creación de contenidos necesita nuevas formas de presentar, preparar y servir. La cocina también sorprende con nuevas ideas. Pero ambas se valen de los conocimientos tradicionales para ofrecer al consumidor los sabores que busca de forma innovadora.

 Como ves, hay aspectos comunes entre dos campos tan diferentes como la creación de contenidos y la cocina. ¿Habías pensado alguna vez en ello? ¿Cómo lo ves? No dejes de comentar qué te parece.

Deja lugar a la improvisación en tu trabajo

 Escuchando una entrevista a Víctor Campuzano que no me ha dejado ni mucho menos indiferente (aunque no esperaba menos, claro), ha dicho algo que me ha hecho pensar. Y haciendo caso de sus palabras precisamente he aprovechado para escribir un post hablando de algo que en realidad debería ser fundamental para cualquier trabajo, especialmente para las tareas creativas como la redacción en Internet. Por cierto, si quieres ver el vídeo de la entrevista te lo dejo al final del artículo.

 Una de las frases de Víctor en la entrevista habla de dejar una parte del trabajo a la improvisación. Y no puedo estar más de acuerdo con él. Si no dejas que algo de lo que haces salga de manera natural, sin una preparación previa, no es que el trabajo vaya a ser malo. Pero seguro que los resultados son aún mejores si se improvisan algunas cosas.

¿Se puede programar la improvisación?

 Puede que te parezca algo incongruente, pero lo cierto es que no solo es posible tener marcado en el calendario semanal, sino que te recomiendo que lo hagas. Si no te es posible dejar un hueco libre para poder improvisar, al menos hazlo una vez al mes. Un par de horas puede ser suficiente para empezar.

 Evidentemente, si surge la oportunidad de hacer algo espontáneo aunque no forme parte del programa del día, no la dejes escapar. Es mucho mejor “perder” 10 o 15 minutos y conseguir algo rompedor y novedoso, que tratar de terminar algo y olvidar parte de las ideas que se te han pasado por la cabeza.

¿Sirve para cualquier trabajo?

 No. Improvisar no es positivo para cualquier tarea. Hay trabajos que no podrás dejar de hacer de una manera rutinaria y marcada de antemano. Pero si tu trabajo tiene que ver con la creatividad, improvisar debe ser uno de los pilares sobre los que basarlo.

 Te puede interesar: ¿Eres creativo, o innovador?

 Trabajos como el blogging, el diseño gráfico e incluso el marketing no serían nada sin alguien que se atreva a innovar, improvisar y hacer cosas que se salen de lo habitual. Incluso el SEO se beneficia con esta técnica, pues no hay nada más fresco y novedoso que hacer cosas que no se le han ocurrido a nadie, ¿no te parece?

¿Cómo improvisar?

 Esta es una buena pregunta, ya que improvisar en realidad no es hacer las cosas a lo loco. En realidad improvisar es aplicar todos nuestros conocimientos plenamente, probando a variar de alguna manera, pero siempre manteniendo el control. Sobre todo, si no sale nada interesante, no lo consideres un fracaso. Solo ha sido una manera de hacer algo que no te interesa.

 Hasta aquí lo que te quería comentar en este artículo. Te dejo sin más con Víctor y su entrevista:

Cómo crear listas que funcionan

 Uno de los recursos más útiles para publicar contenidos con los que mantener a la audiencia leyendo tu página son las listas. Gracias a ellas se puede redactar un post relativamente rápido y además aportar valor al usuario. Eso si, siempre y cuando tus listas estén bien hechas.

 Esta es una pequeña guía con la que vas a conseguir listas mucho más efectivas para enganchar al público y que pasen más tiempo en tu blog. Ya sabes que es un factor que los buscadores, Google en especial, tienen en cuenta a la hora de posicionar.

 Se puede hacer una distinción entre dos tipos de listas: las listas “redondas” y las que son perfectas para crear debates y atraer comentarios.

 Relacionado: ¿Quieres conseguir comentarios en tu blog?

Cómo crear listas “redondas”

 Cuando me refiero a crear una lista “redonda”, hablo de aquellas listas que quedan completas en un solo post. Son perfectas para crear rankings de todo tipo, del estilo:

  • Los X mejores peinados de la temporada.
  • X alimentos perfectos para aumentar tus músculos.
  • Las mejores películas de terror de la historia

 La mejor manera de crear listas de este tipo es eligiendo un número par de elementos, y ordenarlos del menos al más importante. Así el lector llegará hasta abajo del todo para conocer el elemento más relevante de la lista, además de quedarse con la sensación de que está completa, “redonda”.

Cómo crear una lista abierta al debate

 Si la lista tiene un número impar de elementos, es mucho más fácil que los usuarios se sientan invitados a comentar, aportar sus propias impresiones o consejos.

 Estas listas son geniales para conseguir nuevos temas para publicar otros artículos. Si se genera un debate alrededor o alguien hace una pregunta relacionada, obtienes información sobre lo que le interesa de verdad a tu público objetivo.

 ¿Por qué funciona mejor una lista con elementos impares? Porque hacerla así genera en la mente del lector una sensación de estar algo incompleta, más abierta a los comentarios, siempre y cuando tenga un cierre que incluya una buena llamada a la acción.

Elige el tipo de lista que quieres crear, sigue estos sencillos consejos y podrás comprobar cómo funcionan mucho mejor. ¿Cuáles son las listas que más utilizas en tus artículos?