Correo electrónico: ¿Necesito una cuenta de pago?

 Hay quien dice que una cuenta de correo electrónico gratis es más que suficiente. Otros aseguran que para dar una buena impresión es mejor tener una con dominio propio. ¿Quién tiene razón?

 ¡Hola He vuelto. Ya lo sé, hace poco dije que haría todo lo posible por no volver a estar mucho tiempo sin publicar. Pero las cosas nunca salen como uno quiere. Puedes abroncarme todo lo que quieras porque estás en tu derecho. ¿Ya? Pues entonces déjame que te hable de algo que quizás te interese. Quiero hablar del correo electrónico. Concretamente de si necesitas una cuenta de correo de pago o es suficiente con las opciones gratuitas a las que todos tenemos acceso.

 Quizás te parezca un tema un tanto extraño. Pero quería volver con algo que no fuera demasiado intenso y a la vez suficientemente interesante como para que merezca la pena. Y la elección de la cuenta de correo electrónico me ha parecido algo que combina a la perfección ambos campos.

¿Cuándo es mejor una cuenta de correo electrónico de pago?

 En realidad pocas situaciones te pueden obligar a tener un correo de pago. A nadie le extraña encontrarse con una dirección de correo electrónico de Gmail o Outlook. Incluso en tarjetas de visita profesionales.

 No obstante, si tienes varias cuentas de correo o en tu empresa trabajáis muchos, una cuenta de Gmail para cada uno puede que no sea lo mejor. En ese caso es mejor tener un correo de pago que permita organizar las cuentas.

Un correo de pago es más elegante

 Lo cierto es que una cuenta de correo que tenga un dominio personalizado es mucho más vistosa que un correo gratis. Le da un aire más formal y serio. Por eso las grandes corporaciones se deciden por estas cuentas. Es natural porque cuando una empresa es muy grande necesita dar una imagen más sobria y exclusiva.

Un motivo que puede llevarte a tener una cuenta de correo de pago

 Hay una razón por la que puedes tener una cuenta de correo propia. La mayoría de los dominios incorporan un número de direcciones de correo que se pueden personalizar. Por ello, si tienes dominio propio para alguno de tus proyectos, lo normal es que tengas al menos una cuenta de correo de este tipo.

 Esto es todo por hoy. Ya te he dicho que no sería gran cosa aunque es más bien un ejercicio para retomar el blog, que hace tiempo que estaba algo olvidado. Como siempre, te invito a que comentes lo que quieras al respecto. ¿Tienes cuenta de correo de pago? ¿O eres más bien de correo gratis?

Deja lugar a la improvisación en tu trabajo

 Escuchando una entrevista a Víctor Campuzano que no me ha dejado ni mucho menos indiferente (aunque no esperaba menos, claro), ha dicho algo que me ha hecho pensar. Y haciendo caso de sus palabras precisamente he aprovechado para escribir un post hablando de algo que en realidad debería ser fundamental para cualquier trabajo, especialmente para las tareas creativas como la redacción en Internet. Por cierto, si quieres ver el vídeo de la entrevista te lo dejo al final del artículo.

 Una de las frases de Víctor en la entrevista habla de dejar una parte del trabajo a la improvisación. Y no puedo estar más de acuerdo con él. Si no dejas que algo de lo que haces salga de manera natural, sin una preparación previa, no es que el trabajo vaya a ser malo. Pero seguro que los resultados son aún mejores si se improvisan algunas cosas.

¿Se puede programar la improvisación?

 Puede que te parezca algo incongruente, pero lo cierto es que no solo es posible tener marcado en el calendario semanal, sino que te recomiendo que lo hagas. Si no te es posible dejar un hueco libre para poder improvisar, al menos hazlo una vez al mes. Un par de horas puede ser suficiente para empezar.

 Evidentemente, si surge la oportunidad de hacer algo espontáneo aunque no forme parte del programa del día, no la dejes escapar. Es mucho mejor “perder” 10 o 15 minutos y conseguir algo rompedor y novedoso, que tratar de terminar algo y olvidar parte de las ideas que se te han pasado por la cabeza.

¿Sirve para cualquier trabajo?

 No. Improvisar no es positivo para cualquier tarea. Hay trabajos que no podrás dejar de hacer de una manera rutinaria y marcada de antemano. Pero si tu trabajo tiene que ver con la creatividad, improvisar debe ser uno de los pilares sobre los que basarlo.

 Te puede interesar: ¿Eres creativo, o innovador?

 Trabajos como el blogging, el diseño gráfico e incluso el marketing no serían nada sin alguien que se atreva a innovar, improvisar y hacer cosas que se salen de lo habitual. Incluso el SEO se beneficia con esta técnica, pues no hay nada más fresco y novedoso que hacer cosas que no se le han ocurrido a nadie, ¿no te parece?

¿Cómo improvisar?

 Esta es una buena pregunta, ya que improvisar en realidad no es hacer las cosas a lo loco. En realidad improvisar es aplicar todos nuestros conocimientos plenamente, probando a variar de alguna manera, pero siempre manteniendo el control. Sobre todo, si no sale nada interesante, no lo consideres un fracaso. Solo ha sido una manera de hacer algo que no te interesa.

 Hasta aquí lo que te quería comentar en este artículo. Te dejo sin más con Víctor y su entrevista:

Por qué necesitas relacionarte con otros bloggers

 Seguro que has escuchado alguna vez esta fase lapidaria:

Ningún hombre es una isla

 Pues lo mismo se puede aplicar al blogging. No es posible publicar contenidos de calidad únicamente basados en nuestros conocimientos. Por mucho que sepamos de un tema. Necesitamos de otros para enriquecernos y mejorar. Además, relacionarte con otros blogueros que publican acerca de tu misma temática tiene muchos beneficios. Algunos de ellos son:

  • Darte a conocer.
  • Encontrar ideas para tus artículos.
  • Conseguir contactos profesionales.
  • Saber qué interesa a tu público.

 Hay otras ventajas, aunque solo por estas merece la pena relacionarte con otras personas que se mueven en los mismos círculos de Internet.

Dónde puedes encontrar bloggers con los que relacionarte

 Encontrar blogueros es bastante fácil. Solo hay que abrir el navegador y teclear un par de palabras para que aparezcan miles de opciones. El problema es localizar a quienes realmente te interesa conocer, tener una cierta relación que te beneficie. ¿Cómo elegir entre tantas opciones? La solución está en redes sociales como Twitter. Mira los perfiles con mayor número de seguidores, señal de que los contenidos interesan a los usuarios.

 Una vez que tienes elegidos algunos perfiles, repasa los contenidos que tiene publicados y comenta en sus blogs. Pero procura que tus comentarios tengan valor de verdad. No te limites a poner cosas como: “Estupendo artículo” o “Me encanta lo que dices”, solo para que tu perfil aparezca, porque como mínimo puede que el administrador lo borre.

 Te puede interesar: Cómo dejar comentarios productivos en un blog

 Poco a poco, y si los bloggers se dan cuenta de que tienes algo que decir de verdad, puede que te respondan e interactúen con tus perfiles. Ese es el momento de empezar a relacionarte con ellos, bien a través de mensajes privados en Twitter, coreos electrónicos o por otros medios.

 Te puedo asegurar que funciona. Con este sistema he conocido a blogueros excepcionales, como Joni de Marketingblog, con quien he tenido el privilegio de trabajar además, Víctor Campuzano, un bloguero genial que sabe darle importancia a quienes hacen comentarios en su blog, entre otras cosas, o Carolina Lacruz, del blog de trabajo social Las Cuatro piedras angulares. Por no hablar de Jerby, el ratón de la blogosfera con el que colaboro en uno de sus blogs y algunos otros personajes singulares.

 Si quieres triunfar de verdad como blogger, necesitas saber rodearte de gente que te enriquezca. Yo lo he hecho y el resultado es realmente estupendo. ¿Te relacionas tú con otros bloggers? ¿Cómo lo haces?