La creación de contenidos y su parecido con la cocina

 Quienes ya me conocéis desde hace algún tiempo sabéis que la redacción de contenidos es solo una parte de mi vida. Una parte importante, porque además de encantarme me dedico a ello profesionalmente, pero no ocupa mi día por completo. Hay otra actividad que me apasiona tanto o más que escribir. Si no sabes de lo que hablo, se trata de la cocina. De hecho tengo un blog de recetas al que no le dedico todo el tiempo que me gustaría, pero no se puede abarcar todo. Y lo cierto es que cocinar y crear contenidos tienen más puntos en común de lo que parece. ¿No lo crees? Pues sigue leyendo y ya verás.

Los ingredientes tienen que ser de la mejor calidad

 Para elaborar deliciosas recetas hace falta buen producto. Los ingredientes tienen que ser muy frescos, de temporada y tratados con sumo cuidado desde el origen hasta el momento de servirlos en la mesa.

 La creación de contenidos también necesita ingredientes de primera. Si no se tiene un buen material, el resultado final nunca será de buena calidad. Hace falta comenzar con una buena base para que un post, una infografía o cualquier otra publicación consiga el beneplácito de la audiencia.

 Necesitas ideas frescas y actuales. Y tener en cuenta que hay temporadas en las que algunos contenidos funcionan mejor que otros, dependiendo de las tendencias.

La presentación importa, y mucho

 Aunque el sabor es el que acaba decantando la balanza en uno u otro sentido, los platos necesitan tener una buena presentación. Amontonarlo todo encima del plato no atrae al comensal y puede que ni siquiera lo pruebe.

 Para que el usuario se sienta invitado a pasar su tiempo consumiendo nuestros contenidos, es importante que estén estructurados de manera agradable, fácil de seguir. Si damos la impresión de que no hay ningún sentido más que el de rellenar un hueco para cumplir un plazo, en apenas unos segundos abandonarán la página. Y más de una vez lo harán para siempre.

La creación de contenidos también tiene su versión “fast food”

 No me refiero a escribir un artículo en pocos minutos, que puede dar como resultado un contenido de calidad. De lo que hablo es de esos contenidos que no aportan nada, que no son “nutritivos” en términos de interés. Puede que simplemente nos ayuden a pasar el rato y hasta cierto grado nos llenen un poco. Pero al final nos sentimos tan vacíos o más que antes de leerlos.

Solo unos cuantos consiguen ser estrellas, pero hay cocineros muy buenos

 Los chefs con estrellas Michelín tienen a su alrededor un halo que lo convierte en referentes de cara al gran público. Pero también hay cocineros muy, muy buenos, que nunca han recibido premios. Y los profesionales les valoran igual que los galardonados. ¿Por qué? Porque lo que al final cuenta no es el galardón puntual, sino el resultado de un trabajo continuo, de calidad y bien preparado. Algunos de los cocineros con estrella aprendieron de ellos y siempre estarán en deuda con ellos.

 La creación de contenidos tiene algunos nombres que se han convertido en referentes de cara a miles de usuarios. Pero en los círculos expertos, esos que saben quién es quién y no se dejan llevar por los focos, algunos de los personajes más valorados casi trabajan en la sombra, poco a poco y sin hacer alarde de sus logros. En muchas ocasiones han sido los maestros de quienes hoy imparten charlas y cursos a otros principiantes.

La innovación se basa en la tradición

 La creación de contenidos necesita nuevas formas de presentar, preparar y servir. La cocina también sorprende con nuevas ideas. Pero ambas se valen de los conocimientos tradicionales para ofrecer al consumidor los sabores que busca de forma innovadora.

 Como ves, hay aspectos comunes entre dos campos tan diferentes como la creación de contenidos y la cocina. ¿Habías pensado alguna vez en ello? ¿Cómo lo ves? No dejes de comentar qué te parece.

Anuncios

¿Cuál es la mejor plataforma para hacer blogging?

 Lo he hecho. Como probablemente has visto ya, acabo de cambiar la plantilla del blog. Ahora las imágenes son más grandes, y los posts tienen un aspecto mucho más accesible. Espero que te guste el cambio, y no dudes en que todos los comentarios serán recibidos, así que no te cortes y cuéntame lo que te parece.

 Pero bueno, de lo que quiero hablar hoy no es ni mucho menos de lo bonito (o feo) que está ahora el blog, sino de cuál es la mejor plataforma de blogging que puedes utilizar. Empezaré por comentar las plataformas más habituales, y luego algunas de las que aún no son muy conocidas, pero que tienen bastante proyección.

Las plataformas más conocidas

 Hay 3 plataformas muy utilizadas y conocidas por el gran público. Dos de ellas tienen la misma base, WordPress, y tienen como diferencia principal la propiedad. Mientras que WordPress.com (como este blog) no es tuyo ni tienes el control completo de la página, con WordPress.org puedes hacer todos los cambios que quieras incluso a nivel de código, aunque precisamente por lo que destacan ambos es por su sencillez. Además, si lo necesitaras podrás cambiar del primero al segundo con facilidad. En la página de Ciudadano 2.0 Berto López te enseña cómo, así que en vez de repetirlo te invito a que lo veas allí.

 La tercera opción es Blogger, de Google. Es igual de sencilla que WordPress, con la particularidad de que tienes acceso al código y puedes hacer cambios, siempre y cuando sepas lo que hacer. No obstante, también necesitas estar a expensas de que Google no piense que tu blog es peligroso, pues de lo contrario lo puede bloquear o incluso eliminar.

 Hay otras plataformas que también son conocidas. Por ejemplo Tumblr, que pese a ser una red de microblogging también sirve para crear un blog, en el que se puedan hacer los ajustes que consideres oportuno, como cambiar el código, crear plantillas o insertar elementos en html. También es posible hacer una migración de sistemas, por ejemplo de Tumblr a WordPress o incluso a Blogger, si quieres cambiar de plataforma.

Plataformas con proyección

 Pero no todo está inventado en el mundo del blogging. Hay nuevas plataformas que empiezan a ganar enteros frente a las tradicionales. Algunas de ellas son Medium o Ghost, que destacan por su sencillez y limpieza.

 Aunque aún son bastante desconocidas, entre muchos bloggers empiezan a verse preferencia por estas plataformas, dependiendo del grado de experiencia y las complicaciones que estén dispuestos a afrontar.

Ya pero, ¿cuál es la mejor plataforma de blogging?

 En realidad, no hay una sola opción que se pueda destacar como la clara vencedora en este asunto. Lo ideal es hacer pruebas y ver cuál de ellas es la que se adapta mejor a tus capacidades y lo que necesitas. No es lo mismo crear un blog personal que una página corporativa, y por tanto cada plataforma te servirá de un modo u otro.

 ¿Cuál es la plataforma de blogging que sueles utilizar tú y por qué?

Cómo resolver el problema de encontrar un tema

El mar

 Incluso el mejor escritor o blogger del mundo se enfrenta en alguna ocasión al reto de encontrar un tema interesante acerca del que escribir algo que verdaderamente sea interesante y aporte valor a la persona que pueda estar leyendo. A veces seleccionar el tema es el verdadero reto, y una vez que se decide acerca de qué se va a escribir el resto parece surgir por sí mismo. Aquí tienes tres ideas que pueden ayudarte a resolver el problema. Por lo menos a mí me han sacado alguna vez de más de un bloqueo.

Herramientas automáticas

 Uno de los últimos descubrimientos que he encontrado para encontrar temas sobre los que escribir es The Blog Post Ideas Generator, una herramienta web que puede ser muy útil para encontrar algunas ideas acerca de los temas sobre los que escribir un post. Aunque está en inglés, aún si no te manejas con el idioma puedes emplearlo para inspirarte utilizando algún traductor sencillo.

La lectura como medio de inspiración

 Leer es una de las cosas que más me han ayudado a la hora de encontrar un tema sobre el que escribir. Muchas veces ni siquiera tienen por qué ser del tema sobre el que se escribe habitualmente, puede ser cualquier tipo de lectura ligera.

 De hecho, es muy probable que un bloqueo se deba principalmente a leer solamente publicaciones monotemáticas. Nuestra cabeza se llena de las mismas palabras, y cuando tenemos la sensación de que lo hemos escrito todo ya sobre ello no dejamos de pensar en lo mismo una y otra vez.

 Mi consejo es abandonar de vez en cuando los temas de los que leemos habitualmente y salir de nuestra zona de confort atreviéndonos con otros muy diferentes. Puede que en el momento más inesperado se te encienda la bombilla.

Guardar un fichero

 Algunas veces te encuentras con ideas de temas sobre los que quizás no sea el momento adecuado para escribir. En estos casos es interesante tener un cuaderno a modo de fichero en el que escribir y esbozar brevemente las ideas para desarrollarlas más adelante, en especial cuando se tiene la necesidad de escribir y no se sabe cómo hacerlo.

 Se pueden guardar algunas fichas con los temas, organizadas de algún modo para que resulten accesibles cuando sean necesarias.

 Estas son tres breves ideas, pero seguro que tú tienes otras muchas más para encontrar temas de los que hablar. ¿Te animas a compartirlas?