Correo electrónico: ¿Necesito una cuenta de pago?

 Hay quien dice que una cuenta de correo electrónico gratis es más que suficiente. Otros aseguran que para dar una buena impresión es mejor tener una con dominio propio. ¿Quién tiene razón?

 ¡Hola He vuelto. Ya lo sé, hace poco dije que haría todo lo posible por no volver a estar mucho tiempo sin publicar. Pero las cosas nunca salen como uno quiere. Puedes abroncarme todo lo que quieras porque estás en tu derecho. ¿Ya? Pues entonces déjame que te hable de algo que quizás te interese. Quiero hablar del correo electrónico. Concretamente de si necesitas una cuenta de correo de pago o es suficiente con las opciones gratuitas a las que todos tenemos acceso.

 Quizás te parezca un tema un tanto extraño. Pero quería volver con algo que no fuera demasiado intenso y a la vez suficientemente interesante como para que merezca la pena. Y la elección de la cuenta de correo electrónico me ha parecido algo que combina a la perfección ambos campos.

¿Cuándo es mejor una cuenta de correo electrónico de pago?

 En realidad pocas situaciones te pueden obligar a tener un correo de pago. A nadie le extraña encontrarse con una dirección de correo electrónico de Gmail o Outlook. Incluso en tarjetas de visita profesionales.

 No obstante, si tienes varias cuentas de correo o en tu empresa trabajáis muchos, una cuenta de Gmail para cada uno puede que no sea lo mejor. En ese caso es mejor tener un correo de pago que permita organizar las cuentas.

Un correo de pago es más elegante

 Lo cierto es que una cuenta de correo que tenga un dominio personalizado es mucho más vistosa que un correo gratis. Le da un aire más formal y serio. Por eso las grandes corporaciones se deciden por estas cuentas. Es natural porque cuando una empresa es muy grande necesita dar una imagen más sobria y exclusiva.

Un motivo que puede llevarte a tener una cuenta de correo de pago

 Hay una razón por la que puedes tener una cuenta de correo propia. La mayoría de los dominios incorporan un número de direcciones de correo que se pueden personalizar. Por ello, si tienes dominio propio para alguno de tus proyectos, lo normal es que tengas al menos una cuenta de correo de este tipo.

 Esto es todo por hoy. Ya te he dicho que no sería gran cosa aunque es más bien un ejercicio para retomar el blog, que hace tiempo que estaba algo olvidado. Como siempre, te invito a que comentes lo que quieras al respecto. ¿Tienes cuenta de correo de pago? ¿O eres más bien de correo gratis?

Claves para elegir un dominio

 A estas alturas, todos sabemos lo importante que es tener una página web para ofrecer servicios como empresa y darnos a conocer como freelancers. De ganar dinero con un blog ni siquiera hablo porque es evidente que el único método es el de abrir un sitio en Internet, como mínimo.

 Pero el éxito depende de empezar con buen pie, y si haces las cosas bien desde el principio, podrás obtener resultados mucho más deprisa que si te limitas a montar tu web casi sin pensar, esperando que funcione como por arte de magia. Un error que muchos (incluido yo, o reconozco) cometen todos los días. Uno de los puntos de partida es elegir el dominio correcto para tu pagina web, algo que no siempre es fácil. Aquí te dejo algunas claves para acertar en la compra de tu dominio.

El nombre

 Lógico. Si lo que buscas es posicionarte bien, lo primero que tienes que pensar es en el nombre de tu página. Aunque habrá quien te diga que no es importante a nivel SEO, todavía lo sigue siendo, así que procura incluir en el dominio al menos una de las palabras clave con la que quieres que te encuentren en los buscadores.

 En caso de que busques crear marca, bien sea una marca personal o corporativa, puedes comprar un dominio con tu nombre o el de la marca concreta que quieres dar a conocer. Así cuando alguien te busque concretamente a ti, aparecerás el primero.

 Para palabras concretas, sobre todo las genéricas, lo normal es que no las encuentres. En ese caso lo mejor recurrir al long tail, aunque no conviene que el nombre de dominio sea excesivamente largo porque es más difícil de recordar.

La extensión del dominio

 Seguro que has oído muchas veces que los dominios .com son los que posicionan mejor. Es cierto en parte, ya que hay montones de ejemplos de dominios con otras extensiones que han logrado superar a estos y colocarse por delante, apoyados por una buena estrategia, evidentemente.

 Además, puede que no quieras dar la vuelta al mundo ofreciendo tus servicios, y te conformes con ser el mejor de tu zona o de tu país. En ese caso, el dominio idóneo llevará la extensión  pías, en el caso de España .es. Aunque no conviene dejar libre el .com, sobre todo si eres una empresa, porque la competencia puede aprovechar y valerse de tu nombre en su beneficio. Y seguro que no quieres ponerles las cosas fáciles, ¿verdad?

Dominios ocupados

 Imagina que tienes un nombre genial, que tu empresa ya está formada y necesitas un nombre en concreto. En tal caso puede que a la hora de comprar tu dominio te encuentres con la desagradable sorpresa de que no está disponible. ¿Qué hacer?

 Tienes algunas opciones:

  • Contactar con el propietario del dominio y negociar para que te lo traspase. Hay quienes reservan nombres justo para eso, así que no te lo pondrán demasiado complicado, aunque tendrás que rascarte el bolsillo.
  • Mirar en los sitios de subastas de dominios caducados. Algunas veces encontrarás verdaderas oportunidades, y encima puedes llevarte de regalo un tráfico más que interesante. Aunque tienes que asegurarte bien, no vaya a ser un dominio penalizado y el efecto sea el contrario.
  • Ser creativo y buscar un nombre de dominio alternativo. La solución más económica de todas.

 Una vez que tienes tu dominio elegido y comprado, es el momento de ponerse manos a la obra y trabajar en otros aspectos. Pero ya tienes una buena para empezar. ¿Qué dominio elegirás?

Por qué he decidido publicar los domingos

 Más de uno se extrañará de que el día en el que suelo publicar los contenidos últimamente es el domingo. La verdad es que yo mismo me he preguntado alguna que otra vez el porqué. Y quiero compartir contigo estas razones, aunque esto no quiere decir ni que sean definitivas ni que sean inamovibles. El blogging es evolución continua, así que esto puede sufrir cambios sin previo aviso en cualquier momento 😌.

 Pero bueno, no me quiero enrollar. De hecho quiero ver si consigo poner en práctica la técnica de escribir un artículo en 15 minutos que ya comenté hace algún tiempo. Así que me pongo manos a la obra.

Los domingos hay menos estrés

 Esa es la primera razón por la que decidí publicar este día. Todos estamos más tranquilos, y así podemos dedicarnos a hacer cosas que nos gustan. Si lo que te gusta es leer blogs, el domingo es el día perfecto.

 Y para escribir también es mucho mejor. El domingo es un buen día para relajarse y pensar un poco más en temas acerca de los que comentar. Al menos a mí me funciona mejor.

Todo queda listo para empezar la semana

 Dejar el post publicado el domingo no significa ni mucho menos que lo tengas que leer en cuanto salga. Sencillamente lo dejo aquí para que puedas elegir el momento de la semana en que lo quieres leer.

 Es así de simple. Yo dejo aquí el post semanal y tú eliges cuándo lo vas a leer. Si estás suscrito, el mensaje de un nuevo artículo seguramente lo recibas el lunes. Si no, puede que lo veas cuando publique en redes sociales. Sea como sea, la decisión es tuya.

No quiero molestarte (demasiado)

 Todos estamos muy ocupados entre semana, así que una nueva notificación puede que sea lo que menos te guste. En cambio, el fin de semana parece que no molesto tanto. Eso es lo que quiero en realidad.

 Claro, con esto no quiero decir ni mucho menos que solo vayas a encontrar un nuevo post los domingos. Habrá semanas en las que me apetezca escribir algo otro día, tal vez porque haya un tema de actualidad que me haya llamado la atención. También es posible que alguna vez no publique nada, aunque el búho más cotilla de Internet esté pendiente de que no lo haga.

 Como ya te he dicho, esta semana no quería dedicar demasiado tiempo a este post. Tampoco es que lo tenga, así que por hoy te dejo. Nos vemos la próxima semana. O puede que un poco antes.