Cómo crear una página “sobre mí” que funciona

sobre mí

 Tanto a nivel particular como si tienes un blog de empresa, seguro que te esfuerzas por cuidar al máximo los contenidos. Y eso está muy bien, pues de ello depende en gran medida el posicionamiento del blog. Y el aumento de visitas también. Sin embargo hay una página a la que se le da muy poca o ninguna atención, a pesar de que suele ser la más visitada tras la portada. Es muy probable que sepas que esa página es la que tiene el apartado “sobre mí”.

 Te voy a ser sincero. Casi nadie está conforme con su página “sobre mi”. Yo la he cambiado varias veces porque no me acaba de convencer, y es probable que en breve lo vuelva a hacer. Pero te aseguro que conseguir una página que funcione de verdad es posible.

 Hay muchas cosas que se pueden hacer para conseguirlo. Yo quiero centrarme en dos con las que esta página a la que a menudo le damos tan poca importancia puede convertirse en una herramienta perfecta.

Cuenta una historia, TU historia

 Es muy probable que tengas la sensación de que a nadie le importa tu vida, y que si visita tu página solo quiere saber de qué va. Sin embargo, cuando alguien entra en el apartado sobre mí/quienes somos/nosotros o como quiera que se llame la tuya, no está buscando información general sobre los contenidos, sino sobre el autor del sitio.

Cuenta a la audiencia por qué tienes el blog, qué objetivos persigues y qué te ha llevado hasta el punto en el que estás. Deja que el mundo sepa un poco más sobre ti teniendo en cuenta a quién quieres dirigirte principalmente.

 Eso si, no se te ocurra copiar los textos de otro sitio solamente porque te parece que cuenta una historia que llama la atención. Puede que sea una buena historia, pero no es tu historia.

 Un ejemplo muy claro de lo que te digo lo encontré en la página de Maïder Tomasena, una copywriter profesional excelente, pero que no es razón para calcar sus contenidos como han hecho algunos.

 Si te limitas a coger lo que dicen otros y a ponerlo en tu página, estás hablando de ti, pero lo que estás diciendo es que no eres nadie a quien merezca la pena seguir. ¿De verdad quieres dar ese mensaje al público?

Deja claro lo que sabes hacer

 Algunas páginas sufren de “titulitis” y de limitan a contar los estudios, cursos y diplomas pensando que con ello pueden parecer más interesantes. Pero esto hoy no funciona.

 Si quieres que la gente sepa lo que puedes hacer por ellos, lo mejor es demostrarlo. Si  tienes colaboraciones en algún sitio, dilo para que sepan cómo trabajas. Pide a la gente para la que has hecho algo que te pasen algún comentario sobre su opinión, e inclúyelo en la página.

 Por supuesto, no hace falta que te diga que los comentarios deben ser reales, con nombres de verdad y que se puedan contrastar en caso de que alguien quiera ir un poco más allá. Si falsificas opiniones, te estás perjudicando a ti mismo.

 Si no consigues que otros comenten, no te preocupes. Seguro que puedes demostrar lo que sabes hacer, bien sea con imágenes, artículos o colaboraciones en otros sitios. Los diplomas no están mal, pero si no puedes demostrar los conocimientos, no sirven más que para adornar la pared.

 Tengas o no una página “sobre mí” en tu blog o web de empresa, comprueba que cumples con estos dos detalles. Seguro que notas la diferencia.

 ¿Qué elementos piensas tú que son imprescindibles para que una página “sobre mí” funcione?

¿Quieres conseguir comentarios en tu blog?

Comentario
Derechos de imagen de Fotolia

¿Llevas tiempo escribiendo en tu blog y apenas consigues comentarios? En tal caso es muy probable que te hayas planteado si merece la pena seguir escribiendo artículos. Tal vez hasta hayas dejado de hacerlo o lo hagas menos que antes, desanimado porque pienses que nada de lo que hagas conseguirá atraer comentarios.

Si es este tu caso, permíteme decirte que no eres el único, ni posiblemente seas el último al que se le pase por la cabeza. También tienes que saber que aumentar el número de comentarios en tu blog, así como recibir más tráfico a este es bastante más fácil de lo que parece, aunque hace falta dedicarle tiempo y poner un poco de interés.

¿Quieres recibir comentarios? ¿En serio?

¿Te has planteado que una de las razones por las que no recibes apenas comentarios, es porque tú mismo no comentas en otros blogs? Si no lo haces, no esperes que otros usuarios interactúen con tus contenidos.

Por eso, lo primero que deberías planificar es un buen plan para comentar. Si no tienes una idea clara de lo que supone esto, te invito a echarle un vistazo a este artículo de #Jerby en el que explica lo que supone ser más o menos un profesional del comentario y fomentar la conversación, primer paso para aumentar el número de usuarios que se animen a hablar con nosotros.

Para fomentar la conversación, también es importante crear temas que se presten a ello. Cuando un artículo se queda terminado, es mucho menos  probable que otros comenten algo. No quiero decir que haya que dejar los contenidos incompletos, pero sí dejar espacio para que nuestros lectores se expresen y aporten tanto su impresión sobre el tema como algo que piensen que aporta algo adicional.

Cuando consigas los comentarios, no te quedes ahí

Una vez que han logrado los primeros comentarios, seguro que te animas. Pero además de seguir escribiendo artículos para que los lectores comenten más, hay algo que no tienes que dejar de hacer. Como explica Jony de la Serna en su blog, te tienes que proponer responder a cada comentario. De este modo conseguirás más interacción.

Ajústate al tipo de comentario que has recibido. Si alguien dice brevemente que le ha gustado el artículo, agradece sus palabras de un modo breve, pero si alguien expresa una opinión más extensa, aporta un detalle interesante o cualquier otra cosa, no podemos limitarnos a un simple y escueto “gracias”. Los lectores se han preocupado y han invertido parte de su tiempo en comentar, ¿no debemos hacer nosotros lo mismo?

Ahora, poniendo en práctica estos mismos consejos, ¿te animas a dejar algún comentario en este post? Puedes dar una opinión, una crítica o cualquier cosa que se te ocurra. Prometo responder a todos.

Si no creas enlaces internos estás perdiendo una oportunidad

linkbuilding

 Hace unos días estuve echando un vistazo a un nuevo proyecto que están haciendo unos amigos, en el que tienen un blog con información muy interesante sobre su nicho de mercado. Sin embargo, me di cuenta de que estaban cometiendo un error con los contenidos, y es que cuando se referían a algún artículo que habían publicado anteriormente, en lugar de poner un enlace directo se limitaban a recomendar que pusieran el título del post en la caja de búsqueda para que lo leyeran quienes estén interesados.

 Se lo hice saber y les recomendé hacer linkbuilding interno para mejorar este detalle. No sé si me harán caso, pero esto me dio una idea para escribir este artículo en el que comentar la oportunidad que nos ofrece incluir enlaces a otros contenidos cada vez que publicamos algo nuevo.

No enlazar otros artículos es un error muy común

 Tengo que reconocer que yo mismo durante mucho tiempo he estado cometiendo este error, así que no me voy a justificar. Solo diré que es una equivocación mucho más habitual de lo que parece.

 Pero tanto si utilizamos nuestro blog como un medio de expresión particular como si forma parte de una estrategia de marketing, incluir enlaces hacia otros posts tiene muchos beneficios.

Por qué deberías incluir enlaces internos

 Estas son algunas de las razones por las que enlazar los contenidos de un post publicado anteriormente debería formar parte de nuestra estrategia de blogging:

  • Permite a nuestros lectores encontrar otros artículos que les pueden interesar. Tal vez descubran otros contenidos que les sean de utilidad en ese momento o en un futuro.
  • Te ayuda a estructurar mejor los contenidos que tienes.
  • Puedes desarrollar un plan de publicaciones empezando por un post que deja una pregunta pendiente, y publicar más adelante otro que la responda y enlace al contenido anterior. Así si alguien se pierde alguno le resultará más fácil conocer el porqué del artículo.
  • Aumenta el tiempo que pasan los lectores en el blog, un factor que los buscadores tienen en cuenta de cara al SEO. Cuanto más tiempo pasen los usuarios navegando en nuestra página, mayor valor se le confiere por parte de los algoritmos.

 Son tan solo algunas de las razones por las que nos debemos plantear incluir enlaces internos en nuestros artículos. Seguro que encuentras algunas más que pueden acabar de convencer a quienes todavía no están del todo seguros. ¿Te animas a comentarlos?