Nuevo año, nuevos proyectos

 Ya sé que hoy no es domingo, por lo que puede ser algo extraño que publique mi post. También llevo algunas semanas sin escribir nada aquí y el año ha empezado. Por todo ello comprendo que estés ahora mismo un tanto desorientado. Si es así, disculpa. Vaya eso por delante.

 Al margen de todo esto, hoy quiero darle un repaso a cómo estoy empezando 2016 y mostrar algunos proyectos que han echado a andar a finales del año pasado, pero que confío en que sea durante este cuando arranquen definitivamente. Si tienes curiosidad, aquí te muestro las lineas generales en las que me basaré.

Diarios  para partirse de risa

Este año me he propuesto que te rías. Que olvides al menos por un minuto todas esas noticias que copan los informativos y solamente nos dan ganas de llorar. Para ello escribo noticias de humor en diferentes periódicos. Son noticias cortas y a menudo ridículas, aunque no tienen por qué ser necesariamente falsas. Ya se sabe que la realidad supera a la ficción. Estos son los primeros diarios en los que podrás leer “la otra” actualidad:

  • Belloteros Hoy. El otro diario de Extremadura, centrado en sucesos y descubrimientos en Cáceres y Badajoz. Alguna que otra noticia deportiva y acontecimientos de trascendencia internacional.
  • Diario Madriz. Una línea muy similar pero con la capital de España como punto de origen.
  • Zasca! diario deportivo. Todo lo que no te han querido contar los periódicos deportivos convencionales…

Seguramente habrá más, aunque todavía es pronto para decir cuántos y cuáles son.

Mi primera novela

 Estoy empezando a escribir la que será mi ópera prima en esto de la escritura en serio. Todavía es un proyecto muy nuevo, pero la idea, el argumento y el desarrollo están en mi cabeza muy claramente, así que confío en que los primeros capítulos salgan a la luz el primer trimestre de este año. Ya os iré informando puntualmente por si os interesa. Aún acepto sugerencias, si no para esta novela, para las siguientes.

Lo que no cambiará

 Hay cosas que no van a cambiar, evidentemente. Sigo trabajando como redactor y creador de contenidos para blogs y páginas de todo tipo. Así que si quieres contratarme puedes ponerte en contacto conmigo desde el apartado “Contacta conmigo” de esta página. Ya sé que es poco original pero muy efectivo, oye.

 También pienso seguir cocinando y dedicando tiempo a mis recetas, aunque he de reconocer que no tanto como me gustaría. Intentaré nutrir de contenidos otros blogs como el de tecnología y el de gastronomía, que a día de hoy tengo algo aparcados pero con los que sigo contando.

Cosas que dejaré seguramente

 Este año posiblemente no escriba tantos artículos como autor invitado. No por la falta de propuestas sino por un sentido práctico. Si no tengo casi tiempo para escribir en mis blogs, no tiene sentido que lo haga en los de otros, a no ser que se trate de algo muy puntual y al que le pueda dedicar lo suficiente como para tener un resultado de gran calidad. Sé que es ir un poco contra corriente, pero si llevas tiempo leyendo mis posts sabes que soy así.

 Bueno, ya no te aburro más. Solo quería ponerte al día con algunos de mis proyectos para que me puedas seguir la pista y también por si ves que no paso todo lo que debería por aquí.

Valora tu trabajo

No

 Es una costumbre que tenemos casi todos. Nos creemos que lo que nos rodea está a nuestra disposición y que no nos tiene que costar nada. Pero debemos acostumbrarnos al hecho de que detrás de todas las cosas hay un trabajo, un esfuerzo y bastantes horas de dedicación, incluso hasta para las cosas que en apariencia son más simples. Las cosas no son gratis, y debemos valorarlas en su justa medida si queremos que todo funcione de la manera correcta.

Un problema que debes afrontar

 El principal inconveniente al que te tienes que enfrentar cuando quieres ofrecer tus servicios es poner precio a tu trabajo. A menudo te vas a encontrar con personas a las que les parecerá que el precio que les indicas es desorbitado, y lo peor es que muchas de estas personas será gente de tu entorno que quiere que trabajes por mucho menos de lo que te mereces, simplemente porque te conocen. Y eso es lo que más puede doler. Es posible que hasta te plantees abandonar tu proyecto.

 No te rindas, y bajo ningún concepto te dejes llevar por la tentación de ofrecer precios muy bajos para hacerte un hueco dentro de la actividad en la que quieres trabajar. Esto solo te hará entrar en un círculo del que es muy difícil de salir, porque si acostumbras a tus clientes a cobrarles poco por tu trabajo se correrá la voz y no podrás hacerte valer dentro de tu actividad. Tus clientes no aceptarán que les cobres más por los próximos trabajos, y los nuevos pensarán que los quieres engañar cuando se enteren de lo que pediste al principio.

Cómo hacerte valer

 Hay algunas cosas que puedes hacer para que se valore tu trabajo. Lo primero es no aceptar un precio por debajo de lo que consideras justo, aunque eso te suponga quedarte fuera de un proyecto. Es mejor quedarte sin el trabajo que hacerlo pensando que se están aprovechando de ti, porque al final no harás un trabajo que merezca la pena, sino que te conformarás con cubrir el expediente, algo que te puede perjudicar.

 Por ejemplo, un gestor de contenidos puede recibir ofertas muy por debajo de lo que considera justo para su trabajo. En caso de que las acepte porque se siente obligado, tal vez porque no recibe otras oportunidades, seguro que cumple con las condiciones que el cliente le indica en cuanto a extensión, palabras clave, etc, pero la calidad y el valor de los artículos seguramente dejará mucho que desear. ¿El resultado? Que los clientes consideren que no se puede contar con él para trabajos que requieran una mayor calidad, como los artículos técnicos, y que por lo tanto se quede dentro del apartado de escritores baratos.

 De ti depende que se valore tu trabajo o que te quedes como alguien del montón. Para lograrlo, empieza haciéndote valer y dándole valor a tu tiempo. Pero tampoco te pases, ¿eh?

5 pasos que te ayudarán a escribir en menos tiempo

Memories of old / Memorias de antaño

 Escribir un artículo es algo que algunas veces resulta muy sencillo mientras que otras parece que cuestan mucho más. Y a menudo no tiene nada que ver con el tema del que se esté escribiendo, sino que depende del momento en el que te encuentres y de si sabes aprovechar algunos de los consejos que seguro que te han dado más de una vez, pero que a menudo olvidas cuando tienes prisa. Así que para que no se te olviden algunos de ellos, aquí puedes encontrar cinco de los mejores pasos que debes tener en cuenta para que consigas tardar menos tiempo en escribir un artículo.

Párate a pensar

 Puede parecer paradójico, pero si quieres ganar tiempo a la hora de escribir lo primero que tienes que hacer es pensar muy bien el tema acerca del que tienes que escribir, organizar tus ideas y crearte un esquema mental con los puntos principales que quieres destacar en el artículo, los cuales te ayudarán a crear detalles como los subtítulos y su relación con el tema en general, así como si es mejor escribirlo todo en un mismo artículo o si alguno  de los puntos merece su propio espacio aparte.

Un buen título es muy inspirador

 Además de conseguir atraer la atención de los lectores en un primer momento, elegir el título adecuado puede ser el aspecto más inspirador para empezar a escribir y no dejar de hacerlo hasta que termines. Puedes tener guardados algunos títulos en reserva por si acaso necesitas algo de inspiración y no quieres perder el tiempo. El título te permitirá tener en mente la idea principal y ganarás más tiempo del que te imaginas.

Simplifica

 A menudo tratamos de crear contenidos excesivamente complicados intentando aportar detalles que conocemos y que otros no han incluido aún en sus artículos, pero que para que los lectores los entiendan se requiere de mucho tiempo y varios intentos antes de conseguir algo que sea realmente aceptable.

 Si te hace falta escribir deprisa, lo mejor será que dejes los contenidos avanzados para otro artículo y que crees contenidos sencillos. A menudo pensamos que lo simple no es bueno, pero esa es una idea equivocada que te impedirá avanzar.

 Tampoco te confíes al escribir cosas simples porque puede que un exceso de confianza te haga perder mucho más tiempo que otro más complicado y al que llevas más tiempo dándole vueltas.

Escribe y no pares

 No te obsesiones con las palabras exactas que tienes que utilizar. Solamente empieza a escribir y seguro que poco a poco irás incrementando las palabras clave sin que apenas te des cuenta. Muchas veces las palabras fluyen solas, sobre todo si te acostumbras a hacerlo con frecuencia.

Una vez que empieces, no te despistes

 Apaga el teléfono, cierra tu correo y no te dejes seducir por los comentarios de tus contactos en redes sociales. Una vez que empieces a escribir no pares hasta ver terminado el artículo. La mejor manera de escribir en poco tiempo es no perderlo con ningún otro asunto. Las cosas salen mucho mejor si una vez que te pones no las dejas hasta el final, así que si crees que no tendrás tiempo de terminarlo, no lo empieces.