Truco infalible para aumentar el número de seguidores

aumentar seguidores

 Aumentar el número de seguidores en nuestros medios sociales se ha convertido en una verdadera obsesión para muchos. Tanto es así que hay quienes compran miles de seguidores con la intención de hacerse notar. Pero esta estrategia no solo no es la acertada, sino que nos puedes acabar causando graves problemas.

 En lugar de esto, hay un método infalible, no solo para ganar seguidores, sino para que estos seguidores tengan la calidad que te mereces. Y además es mucho más sencillo de lo que te puedes pensar.

Genera interés

 A no ser que los comentarios, las publicaciones y los contenidos que publicas sean realmente interesantes, nadie te va a seguir.

 Puede que se apunte para probar lo que puedes aportar, pero si no encuentra algo que realmente le llame la atención, no dudará en dejar de hacerlo.

 Por eso, y aún a costa de parecer pesado con el tema de la calidad de los contenidos, el mejor modo de atraer seguidores es apostar por buenos contenidos, que interesen al perfil de seguidor que queremos atraer y que aporten valor real a la temática o temáticas que conozcamos mejor.

 Pero más que tratar de conseguir seguidores, lo que hay que hacer es conseguir seguidores activos y de calidad.

No te centres en la cantidad, sino en la calidad de los seguidores

 Por esta razón la compra de seguidores es un grave error. Quienes se dedican a vender seguidores por cientos o miles aseguran que son perfiles reales, pero nunca lo son. Son perfiles creados para engordar las cuentas, y solo hay que echar un vistazo a algunas cuentas con miles de supuestos contactos que en realidad están llenas de perfiles inactivos, sin seguidores ni un solo comentario o enlace compartido.

 Si consigues seguidores reales, que participen e interactúen con tus contenidos hablando de ello, llamarás la atención de otros usuarios, y es probable que algunos de ellos te sigan por curiosidad, y terminen por quedarse contigo.

 Céntrate en encontrar seguidores de calidad. Es mejor tener 100 seguidores que comenten y aporten algo valioso, a 10000 perfiles vacíos comprados por unos cuantos euros.

 Hazte seguidor

 Para que otros usuarios te conozcan y puedan decidir si convertirse en tus seguidores, también es importante seguir a otros. A nadie le gusta ver un perfil que no sigue a nadie, pero que trata a toda costa de conseguir que los demás le sigan.

 Por eso, y siempre de manera equilibrada, es bueno repasar los perfiles que te pueden interesar y hacerte seguidor. Además de la posibilidad de recibir un seguimiento recíproco, podrás encontrar temas para nuevas publicaciones.

 ¿Cuál es tu truco para aumentar seguidores? No olvides dejar tu comentario. Te prometo que lo probaré.

Acortador url: guía de uso

acortador url

 Quienes publicamos contenidos en blogs y los compartimos en redes sociales estamos familiarizados con el uso de acortadores de url. Pero a veces no nos aprovechamos de todo su potencial. Dos de los usos principales de un acortador url son la personalización de tus enlaces y el análisis.

Por qué deberías utilizar un acortador url

 Estas son algunas razones por las que usar un acortador es beneficioso:

  • Es gratis. Todos los servicios de acortadores son gratuitos. Hay algunos que cuentan con cuentas premium, que amplían las posibilidades, aunque no es imprescindible.
  • Personalizar los enlaces es muy sencillo. Solo hay que copiar y pegar el enlace original, poner la palabra que hemos elegido y si está disponible tendremos nuestro propio enlace en segundos.
  • Puedes recuperar los enlaces. No hace falta guardar todos los enlaces en ningún sitio. Se guardan automáticamente en tu cuenta y los puedes volver a utilizar.
  • Te permite saber si una publicación está funcionando. Se puede acceder de forma sencilla a las estadísticas para ver cuántas visitas ha recibido, y así conocer los temas que mejor funcionan.

El mejor acortador url

 Es complicado definir el mejor acortador url. Lo mejor es elegir el que más cómodo nos haga sentir. Estos son algunos de los más habituales:

bit.ly

 De todos los acortadores, este es probablemente el más conocido. Darse de alta es muy fácil, y se puede enlazar con herramientas automáticas como buffer o tweetdeck. Guarda un registro con los clics hechos en nuestro enlace, en los enlaces de otros y las fuentes de las que proviene el tráfico. También nos da acceso a los días y las horas en las que se ha hecho clic. La cuenta gratuita tiene un límite de 10000 enlaces.

cor.to

 Este acortador es la opción hispana más conocida. Su uso es muy sencillo, ya que lo único que te hace falta es indicar el enlace largo y elegir si quieres personalizarlo o dejar al sistema que lo haga por ti. No hace falta ningún registro, y se puede acceder a un historial reciente con los enlaces que has acortado, además de un explorador con los enlaces que han acortado otros. Y si incluyes el signo + en tu enlace acortado puedes acceder a las estadísticas.

goo.gl

 Google también tiene su propio acortador, aunque no permite personalizar los enlaces, por lo que no me agrada demasiado. Puedes ver las estadísticas si accedes a la web logueado con tu usuario.

 Estos son 3 de los acortadores más conocidos y utilizados. ¿Cuál utilizas tú? ¿Por qué te gusta ese más que los demás?

Cómo crear una página “sobre mí” que funciona

sobre mí

 Tanto a nivel particular como si tienes un blog de empresa, seguro que te esfuerzas por cuidar al máximo los contenidos. Y eso está muy bien, pues de ello depende en gran medida el posicionamiento del blog. Y el aumento de visitas también. Sin embargo hay una página a la que se le da muy poca o ninguna atención, a pesar de que suele ser la más visitada tras la portada. Es muy probable que sepas que esa página es la que tiene el apartado “sobre mí”.

 Te voy a ser sincero. Casi nadie está conforme con su página “sobre mi”. Yo la he cambiado varias veces porque no me acaba de convencer, y es probable que en breve lo vuelva a hacer. Pero te aseguro que conseguir una página que funcione de verdad es posible.

 Hay muchas cosas que se pueden hacer para conseguirlo. Yo quiero centrarme en dos con las que esta página a la que a menudo le damos tan poca importancia puede convertirse en una herramienta perfecta.

Cuenta una historia, TU historia

 Es muy probable que tengas la sensación de que a nadie le importa tu vida, y que si visita tu página solo quiere saber de qué va. Sin embargo, cuando alguien entra en el apartado sobre mí/quienes somos/nosotros o como quiera que se llame la tuya, no está buscando información general sobre los contenidos, sino sobre el autor del sitio.

Cuenta a la audiencia por qué tienes el blog, qué objetivos persigues y qué te ha llevado hasta el punto en el que estás. Deja que el mundo sepa un poco más sobre ti teniendo en cuenta a quién quieres dirigirte principalmente.

 Eso si, no se te ocurra copiar los textos de otro sitio solamente porque te parece que cuenta una historia que llama la atención. Puede que sea una buena historia, pero no es tu historia.

 Un ejemplo muy claro de lo que te digo lo encontré en la página de Maïder Tomasena, una copywriter profesional excelente, pero que no es razón para calcar sus contenidos como han hecho algunos.

 Si te limitas a coger lo que dicen otros y a ponerlo en tu página, estás hablando de ti, pero lo que estás diciendo es que no eres nadie a quien merezca la pena seguir. ¿De verdad quieres dar ese mensaje al público?

Deja claro lo que sabes hacer

 Algunas páginas sufren de “titulitis” y de limitan a contar los estudios, cursos y diplomas pensando que con ello pueden parecer más interesantes. Pero esto hoy no funciona.

 Si quieres que la gente sepa lo que puedes hacer por ellos, lo mejor es demostrarlo. Si  tienes colaboraciones en algún sitio, dilo para que sepan cómo trabajas. Pide a la gente para la que has hecho algo que te pasen algún comentario sobre su opinión, e inclúyelo en la página.

 Por supuesto, no hace falta que te diga que los comentarios deben ser reales, con nombres de verdad y que se puedan contrastar en caso de que alguien quiera ir un poco más allá. Si falsificas opiniones, te estás perjudicando a ti mismo.

 Si no consigues que otros comenten, no te preocupes. Seguro que puedes demostrar lo que sabes hacer, bien sea con imágenes, artículos o colaboraciones en otros sitios. Los diplomas no están mal, pero si no puedes demostrar los conocimientos, no sirven más que para adornar la pared.

 Tengas o no una página “sobre mí” en tu blog o web de empresa, comprueba que cumples con estos dos detalles. Seguro que notas la diferencia.

 ¿Qué elementos piensas tú que son imprescindibles para que una página “sobre mí” funcione?

Por qué necesitas un hobby si eres freelance o autónomo

hobbie

  El trabajo de freelance o autónomo hoy es una actividad creciente. El mundo online está lleno de ejemplos: bloggers, community managers, gestores de contenidos, marketeros y un sinfín de puestos relacionados con el denominado trabajo 2.0.  Y fuera de Internet también hay muchos otros perfiles, como los comerciales. Yo mismo trabajo actualmente como redactor de contenidos autónomo, y hasta hago mis pinitos como fotógrafo freelance (aunque esto es entre tú y yo, porque no lo sabe casi nadie).

 Y me he dado cuenta de una cosa. Si quieres tener éxito como emprendedor, necesitas tener un hobby.

 Y no me refiero a trabajar en algo en lo que te gusta, que evidentemente ayuda, sino a hacer algo que sea completamente distinto a tu actividad principal.

 Muchos de los referentes que tengo en el mundo de Internet son un claro ejemplo de lo que estoy diciendo. Carlos Bravo de Marketing de Guerrilla es un corredor, y lo mismo hace el mapmaker Isra García, con sus IronMan y sus proyectos solidarios.

 También me ha sorprendido ver cómo Clara Ávila es aficionada a la cocina, como yo. Incluso tiene un blog con recetas, un proyecto que yo mismo tengo y del que ya os hablé en este artículo.

 Por todo esto, te recomiendo que si eres trabajador por cuenta propia busques algo que te guste y con lo que puedas desconectar de tu actividad habitual. Y te voy a decir por qué lo necesitas.

Necesitas evadirte

 “Pero a mí me encanta mi trabajo”, dirás. Y no lo dudo, porque la mayor parte de los que nos dedicamos a algo por nuestra cuenta lo hacemos porque siempre hemos sido aficionados a ello. Escritores, fotógrafos y hasta profesionales del marketing encontraron en estas actividades un nicho de mercado con el que ganarse la vida.

 Y cuando una afición se convierte en un trabajo, parte del encanto que tiene se diluye, sobre todo en épocas en las que hay que entregar algo en plazo y nos agobiamos intentando llegar. Además, cuando estás trabajando por tu cuenta no puedes dejar de darle vueltas a ese proyecto en el que estás inmerso, o a cuál será el mejor paso para empezar el siguiente.

 Por eso hace falta tener una actividad que podamos hacer sin prisas, y sin importar si nos sale mal o si nos va a llevar más tiempo del que en un principio pensábamos. Necesitamos tener momentos en los que dejemos la cabeza libre de pensamientos y simplemente nos dediquemos a hacer algo porque nos apetece.

 Necesitas potenciar la creatividad

 La mayoría de los trabajadores en el mundo de Internet dependemos de la creatividad para desarrollar nuestras tareas. El problema es que si no dejamos de tener la mente puesta en estas cosas, nuestra cabeza terminará por bloquearse y no seremos capaces de dar un paso más, con lo que frustra esa situación.

 Si dedicas parte de tu tiempo a un hobby, la mente se evade, y es mucho más fácil que se nos ocurran nuevas ideas. De hecho, seguro que te acuerdas de alguna ocasión en la que te vino a la mente un pensamiento genial, y detrás de él un gran proyecto. Y si no recuerdas nada parecido, te recomiendo que busques una afición con urgencia. (⋋_⋌)

 ¿Las ideas que se te ocurren tienen relación directa con la afición que estás disfrutando? Puedes aprovechar y lanzar un blog en el que hables de ello, pero siempre en un tono más distendido que el profesional y sin prisas, sin obsesionarse con tener muchos lectores o visitas, porque de otro modo caeremos en el error de duplicar nuestro trabajo, y al final nos agobiaremos más, acabando con el factor lúdico que necesita tener todo hobby.

¿Qué hobby puedes elegir?

 Ahí sí que no te puedo ayudar. Todo depende de cuáles son las cosas que te gusten y del tiempo libre que tengas. Lo que te recomiendo encarecidamente es que no te des por vencido.

 ¿Utilizas algún hobby para desconectar de tu trabajo? ¿Cómo lo haces? ¡Espero tus comentarios!

Cómo demostrar que eres un experto

experto

 Demostrar que eres un experto es la mejor manera de crear tu marca personal. Cuando te posicionas como un referente en una temática, muchos usuarios tienen en cuenta lo que dices y además te buscan directamente.

 Pero tener conocimientos sobre un tema no te convierte en realidad en un experto, ya que para llegar a nuestra audiencia necesitamos ser capaces de exponer la información de un modo sencillo, que sea fácil de comprender hasta para un niño.

 Si no eres capaz de llegar hasta este punto, puedes decir que sabes mucho sobre algo, pero jamás te vas a posicionar como un experto. Asegúrate de que lo consigues con estos consejos:

Utiliza ejemplos cotidianos

 Los buenos expertos se valen de figuras retóricas e imágenes obtenidas del mundo real, especialmente del entorno en el que se mueve el público objetivo. Por eso debemos ser observadores, y localizar en nuestro entorno ejemplos que nos permitan grabar en la mente del lector el concepto que queremos explicar del modo más simple que podamos.

Piensa como el usuario de menor nivel

 Se dice que una cadena tiene tanta resistencia como su eslabón más débil, y podemos decir lo mismo de nuestra forma de explicar las ideas y los conceptos: el éxito dependerá del grado de comprensión que lograremos cuando nos leen los usuarios que tienen unos conocimientos básicos en la materia en la que nos queremos posicionar como un referente.

 ¿Qué implica esto? Que nos pongamos en la piel de un lector que acaba de entrar a leer un artículo de nuestro blog o página web sin saber prácticamente nada del tema, y veamos cuánto será capaz de retener una vez que lo haya leído. ¿Se habrá enterado al menos de la mayoría de información, o habrá terminado con dolor de cabeza?

 Si nos damos cuenta de que es más probable que consigamos lo segundo, tenemos un grave problema. La audiencia abandonará nuestro contenido enseguida, lo que nos llevará a tener un porcentaje de rebote muy alto y no nos posicionaremos bien. Pero sobre todo, estaremos perdiendo visitantes, porque seguro que no volverán a entrar en nuestra página, al menos durante mucho tiempo.

Simplifica hasta el límite

 Hay quien piensa que escribir un artículo de 2000 o 3000 palabras es el mejor modo de demostrar que es un experto en un tema, y se dedica a publicar largos contenidos, cuanto más largos mejor.

 No tengo nada en contra de que un artículo sea muy largo. De hecho hay excelentes artículos que pueden superar las 10000 palabras, y esto no quiere decir que no se hayan simplificado.

 Lo que quiero decir es que no nos sirve de nada ponernos a llenar un artículo con palabras grandilocuentes si luego no nos va a comprender nadie, o si solamente lo va a hacer un grupo de expertos muy reducido, a no ser que sea solo ese grupo al que nos queremos dirigir.

simple

Simplificar es un modo de demostrar que eres un experto

 Pero como seguramente lo que buscamos es conseguir que nuestro público objetivo sea abundante, y que se sienta más impulsado a realizar las acciones que buscamos, sean estas suscribirse a una lista de correo, clicar en un botón de compra o comentar en nuestros posts, tenemos que ponerlo muy fácil, hacerlo todo lo más simple que nos sea posible para que una vez que nos han leído, recurran a nosotros en otras ocasiones. Esto es lo que define realmente a un experto.

Pide opiniones

 Una forma de demostrar que somos expertos en una materia es consultando con otros. Aunque pueda parecer contradictorio, lo que define de verdad a alguien que entiende de un tema es que se deja aconsejar cuando algo no funciona.

 Por eso es importante contar con gente de confianza a la que enviarle un borrador con el contenido que tenemos pensado publicar, y que ellos en función de sus conocimientos y limitaciones puedan juzgar si realmente se entiende bien o si hace falta que le demos una vuelta todavía antes de que el resto lo pueda ver.

En resumen

 En definitiva, si quieres demostrar al resto del mundo que eres un experto en la materia, no te limites a hablar del tema que dominas. Hazlo de un modo tan sencillo que cualquiera pueda explicarlo igual de bien que tú. Esto es lo que de verdad te va a colocar en el sitio que te mereces.